Rocket to insanity

Tiempo de lectura: Cerca de 13 minutos.

Saludos a todos mis chicos y futuros subditos(?), hoy les vengo a traer un Creepypasta un poco perturbador ya que proviene de la serie de My little pony: Friendship is magic, es un poco medio traumante ya que la historia explica como la mente va deteriorandose a medida de traumas que en este caso suceden en sueños, asi hasta un momento en que la mente se quiebra, se disperza a alejadas partes y la cordura se rompe hasta solo quedar un cascaron roto el cual ya no sirve mas, espero lo disfruten como yo lo disfrute.

 

 

“Hay mal en el corazón de todos los ponys. Asi es el balance de la naturaleza. El bien solo
puede prevalecer mientras el mal luche contra el, y se apodera del
corazón – retorciendo amistades en guerra, lealtad en mentiras, y cariño
en un odio adulterado.”

-Autor Desconocido (Anónimo), 622 B.L.

“AAAAAAAAAAAAAAAAAH!
AAAAAAAAHH, AAAAAAAAAAAH!” Los gritos realizaron un eco en la casa de
Rainbow Dash, la pony se despertó con un sudor frío,
el terror surgiendo por sus venas. Pesadillas. Otra vez. La séptima vez
en este mes. Y siempre era la misma… La de los “cupcakes”… Flashes
de memoria lanzados por su cabeza.
Alas siendo cortadas y arrancadas de sus cuencas. Agujas hundidas en su
corazón latiente, adrenalina liberada en su cuerpo para mantenerla
despierta y alertarle que la tortura comenzo. El olor de su propia carne
siendo cocinada, la visión de su propia sangre derramada sobre su
vientre en una incisión quirúrjica, la mente
maestra detrás de su terror jugando con sus órganos brillantes como si
fueran los juguetes de una fiesta. Ella supo en su corazon que Pinkie Pie nunca seria capaz de hacer un acto tan grotesco, pero ese pensamiento no lograba hacer ese sueño sea menos vivido. El pegaso
sollozó abiertamente, acurrucándose en su manta y balanceándose
mientras su cuerpo se tambaleaba con miedo. No le había dicho a nadie
sobre los sueños. Acerca de la persistente sensación de la carne y el
acero perforante y la cuchilla
cortando los huesos. Su trabajo había sufrido a causa de esos sueños,
las pesadillas eran tan poderosas que ella temia ir a dormir, algunas
noches trasnochando, todo en un intento de evitar los horrores de una
noche más. Y cada pony se preguntaba porque pasaba casi todo el dia
durmiendo una siesta, al aire libre, en la luz del día. Debido a que en
el brillo resplandeciente del sol, era el único lugar donde realmente
podía descansar… Pero aun entonces, las garras negras de su miedo
agregado subconscientemente había comenzado a asustar aun en esa
seguridad relativa, siguiéndola a través del mundo de sus sueños. Dash
gimió mientras las lagrimas caían bajo su rostro, manchando la piel de
sus mejillas mientras sus ojos completamente abiertos se lanzaron a en
todo el oscurecido paisaje de su habitación, el corazón latiendo en su
pecho mientras la respiración salia antes de sus sollozos mezclados con
una especie de hipo, sus alas aferrandose firmemente contra su forma
mientras la paranoia comenzo a agarrarse a los limites de su mente.
Las sombras se tambaleaban y se movian en su visión periférica, ruidos
de rutina natural distorsionándose y haciendo ecos en su mente, mientras la adrenalina surgía mediante forma de escalofrios. Esto no era saludable. Su mente estaba comenzando a ser derrotada por los horrores de su mente subconsciente, las cosas que ningun poni jamas hubiera tenido el mas minimo pensamiento sobre ellas en su mente.

Estaba empezando a quebrarse.

“Rainbow Dash? Rainbow Dash! Hey, algun pony ha visto a Rainbow Dash
por aquí?” Applejack corrio por las calles de Ponyville, buscado en lo
alto y bajo al residente veloz de la ciudad. Los transeúntes solo
sacudían la cabeza
de lado a lado y se encogían de hombros. “Parece que ese Pony nunca
esta cuando uno la necesita!” El pony suspiró y continuó a través de la
ciudad, sus pezuñas levantando polvo mientras miraba hacia
el cielo. “Demonios! Rainbow Dash, donde en el salvaje mundo de
Equestria estas?!” Un largo bostezo desde detras de un arbol a sus
espaldas le respondio, el pony en cuestión sumergia la cabeza hacia
abajo mirando a Applejack desde una posición boca abajo. “Nhf. Que,
Applejack? Que es tan importante que tienes que interrumpir mi siesta?”
El poni estampó una pezuña en el suelo, frunciendo el sueño al pegaso.
“Ya sabes porque estube haciendo un lio para encontrarte! Dijiste que
ibas a ir a traer un poco de lluvia para los cultivos en Sweet Apple
Acres hace casi dos horas! En lugar de ello te encuentro aqui, en un
arbol, durmiendo detras de el!” Dash gimió, saliendo del arbol y
aterrizando en sus pezuñas, agitando su cabeza.
Ella parecía mas despeinada que de costumbre, su melena estaba hecha un
desastre, tenia bolsas oscuras debajo de sus ojos debido a sus noches
de insomnio. Parecía palida, casi enferma, aun así trato de ponerle un
aire de alegria… Ella dejo escapar un bostezo antes de dar un gesto
desdeñoso a Applejack. “Si si…mantén puesta tu silla de
montar…*bostezo*…Voy a llegar a ella ahora mismo…lo siento.”
Mientras el pegaso se dio vuelta y desplego sus alas para levantar vuelo, Applejack inclinó la cabeza hacia
un lado y frunció el ceño. “Uh, Dash? Te sientes bien? Pareces un
poco…cansada.” Dash gruño, encogiendo sus hombros mientras levanta sus
alas. “Estoy bien.” Fue la unica respuesta del pegaso.
El pony detras de ella dio un paso adelante dando a Dash un pequeño
empujon con el hocico. “Estas segura de-” se sobresalto cuando el Pegaso
de pronto le sacudido, lanzándose por los aires mientras sus ojos se le
agrandaron. “NO…no..me toques. Estoy bien…de verdad. Solo…” Ella
estuvo a punto de decirle todo en ese mismo momento… pero se contuvo.
Ella no podía correr el riesgo de que los demas ponies pensaran mal de
ella por una estúpida pesadilla. Su cuerpo sintió un escalofrio,
mientras Applejack miraba preocupada . “Yo uh…Yo quise decir…uh…me
debo ir!” Antes de que Applejack pudiera decir algo mas, Dash se fue
como un cohete hacia Sweet Apple Acres, dejando al pony confundido. “…Esa chica no esta bien…”

Otra noche llena de terror. Dash yacia acurrucada sobre el piso de
su casa nube, mantas envueltas alrededor de su forma temblorosa. Era
peor esta vez. Había sido desollada abierta, puesta encima de la mesa de
cena de una pony rosa de tierra, como losas de su propia carne,
goteaban sus fluidos cuando con vida fue cortada de sus flancos, servida
a todos sus amigos. Ella todavía de alguna manera seguía con vida lo
suficiente como para estar al tanto de toda la situación. Escuchando las
risas mientras comian su forma aun con vida, mientras tenedores y
cuchillos cavaban en su interior, rompiendola y separandola. Ella no era
más que un pedazo de carne para el disfrute de sus amigos. Las visiones
de sus pesadillas que habían visitado y se habian aferrado a su
memoria. Cada horrible detalle, desde el dolor ardiente del desgarre de
la carne con el sonido escalofriante de las entrañas al ser desgarradas y
arrancadas de su vientre fueron lanzadas en la descripción vívida. Ella
gemia mientras yacía acurrucada en el suelo con fuerza, sollozando,
mientras las lágrimas brotaban de sus ojos. “Déjame en paz … ¿por qué
no me dejas en paz …” Ella hipaba, balanceándose hacia adelante y hacia atrás. “Yo no merezco esto, sólo quedense fuera, permanezcan fuera de mi cabeza, salgan de mi cabeza por favor, sólo salgan de mi cabeza!” El miedo se convirtio en ira, Dash golpeaba sus pezuñas contra su cabeza.
“Salgan, salgan, salgan, SALGAN, SALGAN!” Ella lloraba abiertamente,
golpeando su frente contra el suelo de su habitacion, las pezuñas
golpeando y golpeando su cabeza,
causando moretones en la carne mientras la falta/privación de sueño
erupciono en un grito de rabia y dolor. Otra noche. Otra grieta en la
ventana.

Todos los ponys lo habian notado. Era el modo en que caminaba. El
modo en el que hablaba. Su lenguaje corporal simplemente lo delataba.
Rainbow Dash se habia
ido, aquella alegre, impetuosa velocista, sustituida por algun
caparazón hueco. Iba a la deriva sin rumbo por Ponyville, como si las
semanas de interrupción de sueño hubieran cobrado un precio en ella.
Todos sus amigos sabian que algo sucedia, pero ninguno de ellos sabia
exactamente que hacer. Ella los habia
rechazado cuando la trataron de confrontar, arremetiendose contra ellos
como un animal en el momento en que trataban de defenderla y brindarle
ayuda. “Demasiado testaruda” dirian algunos. “Demasiado orgullosa,
otros. Pero ninguno de ellos se dio cuenta de la gravedad de la
situacion hasta que llego el dia sin destino, el dia en que Rainbow Dash
finalmente quebró

Habia sido un dia de primavera con un inusual calor en Ponyville.
Todos los ponys disfrutaban la temperatura del clima, todos y cada uno
de los Ponis se dedicaban a sus negocios. Lyra y Bon-Bon hablaban
sentados en su mesa de siempre en el café. Applejack vendia la primer
cosecha de Sweet Acres Apple, mientras algunos ponis se colocaban en
fila para obtener esas delicias. Y dentro de Candy Corner, Pinkie
Pie estaba ocupando yendo de un lado al otro en la cocina, horneando
como una tormenta. Ella miraba el reloj de vez en cuando, frunciendo el
ceño cada vez que el timbre sonaba, al abrirse la puerta, una demacrada
Rainbow Dash entraba a la tienda. “Rainbow! Al fin llegas! Oh he estado
tan preocupada por ti! Has estado tan melancolica y depresiva por lo que
pense en pedirte que vinieras a visitarme asi te haria sentir
extra-super-especial y animarte! Pero entonces no te presentaste cuando
debias y yo estaba triste porque estabas todo el dia encerrada en tu
casa, pero ahora entraste, estas aquí y podremos tener algo de
diversion!” Dash simplemente la miro fijamente, antes de sacudir la cabeza y dar tumbos hacia adelante. “Lo que sea, Pinkie ¿Para que querias que viniera? “El pony energico reboto en la cocina, hacia
uno de los tantos hornos en Candy Corner antes de abrir la puerta del
mismo, entrando sus manos y sacando una bandeja de pastelitos hinchados y
esponjosos, con unas generosas formitas de hielo sobre ellos. Se dio
vuelta, sonriendo ampliamente mientras mostraba los productos horneados a
Dash. “Te hice cupcakes!”

Dash se puso palida. Su mente
volvio a la mas temprana de esas pesadillas. La mas vivida. La mas
intensa. Una bandeja de cupcakes.Probo uno y al instante sus habilidades
motoras rapidamente se deterioraron, tropezando mientras su cuerpo se
apago bajo los efectos de alguna desconocida droga. Pinkie
Pie cirniendose sobre ella con una mueca de marca registrada, los ojos
brillando mientras el mundo se atenuaba a su alrededor. Y aqui estaba.
Pasando de verdad. Su visión se nublo mientras su mundo giraba a su
alrededor, el Pegaso tropezando hacia atras y moviéndole la cabeza,
murmurando en voz baja. “No…no…nonononononoNONONONO!”Ella
retrocedio, con los ojos desorbitados por el miedo mientras sacudia
violentamente su cabeza,
mirando alrededor desesperandamente buscando una salida, una salida. La
ventana? La puerta? “N-no…no, Yo no los quiero. No te dejare…dejame
salir de aqui, DEJENME SALIR DE AQUI!” Pinkie solo inclino la cabeza hacia un lado con curiosidad, dejando la bandeja en el piso y levantando algunos cupcakes, saltando hacia la temblorosa Rainbow Dash y ofreciendole el cupcake a la Pegaso. Dash se quedo mirandoles. Eran del mismo color. Del mismo tipo. Corre. Le dijo una voz en su cabeza. Corre, Corre idiota, CORRE. Una pezuña latigó, golpeando el cupcake y tirandola de las pezuñas de Pinkie. “HE DICHO QUE NO LOS QUIERO! Se lo que estan haciendo, no va a funcionar!” Pinkie
Pie fruncio el ceño ante los descartados cupcakes, pero en si, de una
manera típica en su personalidad solo se encogio de hombros y se fue a
limpiar, tarareando para ella sola. “Quizas no le gusta la guinda de
aguacate? Esta bien! hice un montón mas por lo que podemos hacer algunas
de su agrado! Esta eso bien, Rainbow? Dash?” Miro hacia atras, Al Pegaso
dejando escapar ruidosos gemidos de panico, los ojos fijos en el poni
delante de ella, las pupilas casi afiladas mientras el miedo y la
adrenalina recorrian sus venas. Ella estaba atrapada entre Pinkie y la pared detras de ella, jadeando fuertemente, su falta de sueño, la mente
llena de terror repetia las escenas de sus pesadillas una y otra vez.
De la sierra desgarrando a través de la carne, cortando a través del
hueso. Corre. “Fuera…” El bisturi perforando el pecho, arrastrándose a
través de su carne hasta su ingle, desollandola abierta como una
especie de piñata enferma. Muevete. “…Simplemente vete, vete vete
vete…” Ella estaba hiperventilada, ya no veia a un amigo desde hace
mucho tiempo, pero si un horrible carnicero, un sádico. HAZ ALGO. Y
entonces lo vio. Ese brillante y fuerte protector, allí sentado en la
mesa a su lado. La voz dentro de su mente le susurró a ella como un amante seductor, que suena tan mal, pero tan bien al mismo tiempo.

Mátala.

Dash vaciló. Parte de ella quería gritar. Otra, correr. Pero otra, consideró la solicitud. Matarla. Antes de que te matase. Su mente era un torbellino de pensamientos contradictorios, el pegaso se sentia mal del estomago, sus rodillas estaban debiles, el latido de su propio corazón se sentia en su cabeza.

Toma el cuchillo.

Se quedo mirándole. Las pezuñas lentamente se alargaron, temblaban, como parte de su lucha, todavía trataba de razonar

Tómalo. Toma el cuchillo.

Las lagrimas corrían bajo su rostro, ya que sus pezuñas se cernian
sobre el mango de la herramienta convertida en un arma, como si las
hebras deshilachadas de su salud mental sabían lo que estaba ocurriendo,
sabia que era una batalla que perderia.

TÓMALO.

Ella lo levanto, sosteniéndolo frente a Pinkie Pie con sus pezuñas temblorosas, sus orejas abiertas contra su cabeza, hipando mediante sollozos. “Solo déjame sola…por favor, Pinkie-Pie… solo *hic* déjame sola!” Pinkie-Pie miro al cuchillo siendo manipulado por su amiga por un momento, antes de reirse y rebotar hacia Dash, cuyo corazón se hundió mientras la poni se acerco rapidamente hacia ella . “Oh Dash, tu, pony ingenua! Casi me asustas con ese cuchillo! Nunca rechazas la oportunidad para bromear!”

Ella no pensaba. Su cuerpo actuaba solo. Un grito de asombro, Pinkie
Pie atonita mirando mientras Dash lanzaba, congelada en el medio del
ataque, la hoja de plata del cuchillo goteando con licor de color rojo. Pinkie pie levanto una pezuña hacia
su mejilla, secándose el amplio corte, mirando a su propia sangre en su
pata. “D-dash…que…” “Te dije que *hic* te mantuvieras alejada…POR
QUE NO PUDISTE MANTENERTE ALEJADA!?”

Mátala.

“N-no, ella es mi amiga…Yo n-no puedo…Yo…Yo”

Mátala…y el dolor se detendra.

“P-Por favor…P-Pinkie…corre…solo corre…oh dios, POR FAVOR no me hagas hacerlo!”

MÁTALA. MÁTALA MÁTALA MÁTALA MÁTALA MÁTALA MATA-

Lo que paso despues estaba distorsionado, poco definido, los recuerdos eran borrosos en la mente de Dash. Mientras Pinkie
Pie intento dar sentido al repentino ataque en su contra, Dash dejo
espacar una mezcla entre un llanto escalofriante y un grito, capturó al
pony con la guardia baja y lanzo la hoja hacia
adelante, pasando a través de su cuello, cortando las venas y arterias
mientras unas gotas de color carmesí brotaron de las heridas. Shock y
sorpresa se registraron en el rostro de Pinkie
Pie mientras ella gorgoteaba, Una hemorragia de sangre comenzó de la
herida, manchando su rosa piel con el rojo color de su esencia vital.
Una y otra vez la hoja de plata golpeó, La velocidad de Dash no
restringió su vuelo mientras ella hundia la hoja en el cuello de Pinkie
a un ritmo veloz, sollozando histéricamente mientras se retorcia el
tallado y agitaba a la potra. A través del pecho, a través del hueso,
las luchas de Pinkie
Pie lentamente se detuvieron mientras su sangre se derramo en el suelo
de la cocina de Candy Corner’s, rodeandose de sangre, salpicando el pegaso
con ese líquido rojo vivo. “SOLO DEJENME SOLA!” Ella gritaba, el miedo
se convertia en ira. “NO PODIAS SIMPLEMENTE IRTE, NO PODIAS?! TENIAS QUE
SEGUIR VINIENDO HACIA MI!” Las luchas de Pinkie
se volvieron mas y mas debiles, sus ojos agrandados con terror mientras
las lagrimas corrian bajo su cara, su rostro congelado en una mezcla de
miedo y angustia. Que habia
hecho? Fue la guinda? Uso ella sal en lugar de azucar? Por que?
Mientras esos pequeños y brillantes ojos miraban a Dash, los golpes de
la hoja se volvieron cada vez mas y mas lentos, el pegaso
finalmente hundio completamente la hoja en el pecho de Pinky,
traspasando el corazón de la potra, poniendo fin a su vida de una vez
por todas.

 

Dash dejó escapar el aliento, las partes de su cuerpo
temblaban cuando miró hacia
abajo a su obra, manchadas de sangre su piel y sus plumas, pintándole
de un profundo carmesí, mostrando a su amiga como un conjunto macabro.
Ella sollozó, dejando escapar un gemido de angustia al darse cuenta de
la gravedad de lo que habia hecho… Colocó sus brazos alrededor de la potra masacrada, y sostuvo el cadaver aun caliente de su amiga apretadamente.

“No..nononoNONONO! Yo no…oh Celestia, no…que he hecho?! QUE
HICE!?” El cuerpo de Dash se sacudia mientras su pecho jadeaba con cada
grito desgarrador de angustia, de repente dejo escapar el cuerpo de su
amiga y dejo escapar un grito ensordecerdor del terror mientras ella
miraba sus propias pezuñas. Sangre y vísceras las cubrian, goteaban a
través de su piel, la escena salida de una pelicula de terror se
establecia ante sus ojos. Ella se resbalo hacia atras, cayendo en el charco de sangre que ella misma habia causado, golpeando en un monton de sangre antes de que se reincorporara y se arrastrara hacia la pared mas alejada de Pinkie, su estomago se amotinaba en ella y vació su contenido al suelo. Su mente
se acelero, pensamientos corriendo a mil por hora mientras el terror
llenaba sus ojos en la escena de lo causado por sus propias pezuñas.
Asesinato. Ella habia causado un asesinato. A una de sus propias amigas. Era algo inaudito. Ningun pony habia asesinado a otro durante cientos de años. Voces con garras dentro de su mente
le susurraban, el mundo giraba alrededor de su cuerpo y el tiempo
parecia haberse detenido, los ultimos vestigios de su cordura murieron,
uno por uno…hasta que el hilo definitivo finalmente se rompió.

Pezuñas comprimiendo su cabeza, llenando su melena color arco iris de sangre, el pegaso meciendose hacia
adelante y atras en la cocina de sangre, sonriendo dementemente,
tarareando a si misma. “…r-risa en el
espantoso…heehee….haha…heheheeheeeehaha! HAHAH! AHAHAHAHA!
HAAAAAAAAHAHAHA!” Dash echó atras su cabeza,
doblando las piernas contra su pecho y envolviendo sus extremidades
alrededor de ellos, una risa psicópata era emitida por el veloz pegaso mientras su mundo alrededor era devastado, su mente y su espiritu se quebrantarón y dividieron.

RaimbowDash perdio todo cantacto con la cordura o almenos lo que quedaba de ella…

Internet, fans

bryan124

Rating: 8.46. From 13 votes.
Please wait...

7 thoughts on “Rocket to insanity”

  1. Rainbow Dash no puede compararse a la locura de pinkie pie (pinkamena), si hablamos del lado oscuro de Rainbow Dash me convence mas Rainbow Factory

  2. ESTO ES UNA PORQUERIA NO TIENE NADA DE ENSEÑANZA A LOS NIÑOS Y NIÑAS …. NI SIQUIERA PUDE TERMINAR DE LEER TODO ME DIÓ NAUSEAS … DAN GANAS DE VOMITAR POR TANTA BASURA… DENIGRAS A LOS PONYS CON TANTA MALDAD… DEJA A LOS PONYS TRANQUILOS Y SI TU ERES MALVADO PUÉS MATATE SÓLO NO ARRASTRES A NADIE CONTIGO… ADIOS.

  3. No me gusto :/, En si la creepypasta es de la mente de RainbowDash, Pinkie no tiene nada que ver, solo que era su costante pesadilla, pero en si, ella no hizo nada

  4. porfin despues de ver Cupcakes ahora si veo la diferencia

    de wue este solo son pesadillas y Cupcakes es mas………………. Hecho real enla historia

¿Quieres dejar un comentario?