Risas

Despiertas sobresaltado, jadeando en busca de aire, mientras te recuperas de una pesadilla. Es la misma pesadilla que se ha venido repitiendo desde hace semanas. Cada noche, sin poder hacer nada más que ver la misma maldita escena desplegarse ante tus ojos.

Hay niños corriendo en un parque infantil, y a lo lejos, una niña comienza a subir al pasamanos. De repente, esa sensación nauseabunda que algo va a suceder invade tu cuerpo. Intentas gritar a la niña para advertirle, pero lo único que se escapa de su garganta es el aire. Te das cuenta de que es demasiado tarde. Cierras tus ojos mientras la chica cae, causándose una grieta repugnante en toda la cabeza. Te ves impotente a su cuerpo sin vida, junto con el resto de los niños que reían a sólo unos minutos atrás.

Ahí es cuando te despiertas en un sudor frío, dándote cuenta de que era la misma pesadilla. No te has acostumbrado a ella y probablemente nunca lo harás.

Aún en tu estupor somnoliento, miras hacia los números digitales de color verde brillante junto a ti. Ahora es la 1:30 de la mañana, igual que la última vez. En este punto, has perdido toda esperanza de volver a dormir, y bajas a la cocina para conseguir un vaso de agua. Recuerdas que debes trabajar por la mañana, ya que hace una semana, comenzaste a ayudar a demoler una vieja escuela que no se ha utilizado desde los años 60. Raramente, es cuando la pesadilla comenzó.

“Genial”, te dices entre sorbo y sorbo, “¿Cómo voy a funcionar con sólo cuatro horas de sueño?”

Más tarde esa mañana, llegas a la escuela. Los desgastes se notan en todo el edificio, tales como tuberías oxidadas, plantas que crecen las paredes, pintura astillada, y la fina hoja de polvo que cubre toda la superficie de la zona.

“¿Qué demonios le pasó a este lugar?” Dices cuando entras por las puertas delanteras.

“¿Cuanto trabajo no?”, dice Mike parado en lo alto de una escalera de mano. Él parece estar derribando parte del techo. Los ecos de taladros y pistolas de clavos suenan en todo el edificio, con el zumbido ocasional de una sierra eléctrica.

“Así que, uh, ¿qué es lo que tengo que hacer hoy?” – Le preguntas.

“Bueno”, dice Mike, “hoy tenemos mucho trabajo, puedes empezar por quitar las tablas del piso en el gimnasio. Después de eso, vamos a necesitar tu ayuda en el desmantelamiento de las pizarras en las aulas “.

Asientes, y con eso, te entrega un martillo y una palanca. Al entrar en el gimnasio, el sonido de la puerta que se abre y cierra de golpe retumba en las paredes. Es silencioso. Desde aquí, todos los ruidos de las herramientas eléctricas no se escuchan. Es una escuela grande y te encuentras en un lugar bastante lejos de la construcción. Decides comenzar en un rincón. Tomas tus herramientas y empiezas la difícil tarea de rasgar y hacer palanca en cada tabla.

A medida que avanzas, notas algo extraño. Sientes como si fueras observado, como si la mirada de alguien te estuviera perforando la piel. En un intento por evadir la incómoda sensación, gritas:

“Sí, Mike?”

No hay respuesta. Por supuesto, sabes que no habrá una respuesta, pero tenías la esperanza de que hubiera una razón para tu miedo. Rápidamente tratas de olvidarlo y continúas tu labor.

Desde que empezaste a trabajar ahí, no ha pasado ningún evento extraño o fuera de lugar. Llegas a la conclusión de que sólo es el silencio  el que te hace sentir incómodo, por lo que sacas tu celular y pones algo de música. Pero entonces, vuelves a sentir que alguien te está mirando. Incluso tu música no ayudarte bien. Un extraño sonido comienza a mezclarse con la voz del cantante.

Te apresuras y quitas un auricular de tu oído para ver si alguien esta tratando de llamarte o algo así. Te das cuenta que el ruido de fondo era una risa, y definitivamente no venía de los auriculares.

“¿Hola?” Dices a medida que guardas los auriculares en el bolsillo del pantalón, “¿Quién está ahí?”

La risa se ​​desvanece rápidamente, como si un grupo de niños corriera riéndose detrás del edificio.

“Hay chicos aquí?” Te preguntas a ti mismo. Terminas de quitar una tabla de madera que estaba a punto de romperse y la colocas en el suelo.

“¿Hola? Mike? “Llamas una vez más. Al salir del gimnasio, te encuentras cerca de lo que parece ser una cafetería. Esto definitivamente no estaba cuando Mike te llevó al gimnasio, pero sigues tu camino. En primer lugar, entras a la cafetería para ver si los niños se esconden allí, pero lo único que hay es un largo pasillo con mesas tiradas alrededor. Una vez más, escuchas la risa que viene desde el fondo.

Comienzas a caminar hacia la risa, pero a medida que te acercas, ésta se desvanece. Al doblar la esquina, te das cuenta de que has llegado a un punto muerto, con una puerta al final. La puerta es de color azul, combinando con algunos azulejos del piso. Te acercas a ella y mueves la perilla, sólo para descubrir que ésta cerrada.

“¿Qué demonios? ¿A dónde van? “Te preguntas mientras tratas de mirar algo por el espacio entre la puerta y la pared. Una mano toca tu hombro, haciéndote saltar. Te das la vuelta y ves a Mike con una mirada interrogante en su rostro.

“Puta madre, hombre, me has asustado.” Le dices.

“Sí, pude notarlo”, dice Mike, “¿Qué estás haciendo aquí? ¿Terminaste el gimnasio? Porque también necesitamos…”

“No, no he terminado.” Dices interrumpiéndolo. “Hey, uh, ¿alguien trajo a sus hijos aquí, o algo así? ”

“No que yo sepa, pero debes terminar ese suelo pronto, necesitamos un poco de ayuda con el material eléctrico.”

Asientes y te diriges al gimnasio, mientras desenredas tus auriculares. Solo dos minutos después de haber empezado a trabajar, escuchas esos malditos niños de nuevo. Esta vez, parece como si se estuvieran burlando de ti. Piensas que se volverán a escapar y la risa se detendrá, a si que decides continuar con lo que estabas haciendo y lo ignoras. Pero no se va, incluso, podrías asegurar que se hace más fuerte y más irritante.

“¡¿Qué?!” Gritas a los niños, pero siguen riendo. Esta vez, arrojas tu martillo a la pared, porque a estas alturas, no tienes ganas de jugar. Corres hacia el ruido, con la esperanza de atraparlos. Con cada paso que tomas, los armarios que cubren el pasillo se estremecen y se sacuden. Tus pasos resuenan por las escaleras. Ya no te importa tu trabajo en el gimnasio, ni la construcción, ni nada. Solo encontrarlos y deshacerte de ellos.

A medida que corres, te das cuenta que la escuela se ve más limpia y alegre. La pintura no está astillada, ni la cerca oxidada…

“Pensé que lo estaban destruyendo, no que le harían una renovación.” Te dices. Sigues corriendo, hasta llegar comedor. Sentiste que habías corrido en círculo, pero esa teoría se fue en cuanto llegaste a la cafetería. Te das cuenta que en el comedor, las mesas están instaladas, y los pisos limpios. Las papeleras y mesas parecen estar cubiertos con migas y la leche derramada en algunos sitios. Esto no tiene sentido, si hace dos minutos las mesas estaban rotas, y todo parecía estar cubierto de polvo. Te detienes y mirar a todo, confundido completamente, hasta que la risa te sacó de sus pensamientos, una vez mas.

Una vez que vuelves a correr, la risa se ​​detiene. No, no como la broma de hace rato, todo el mundo al mismo tiempo se frena. Junto con las risas, tus pasos paran, como si trataras de encajar en el entorno.

De pronto, una pequeña risita se escucho en el baño. Sonríes, pensando:

“Oh, ahora los tengo”, mientras caminas hacia el baño. A diferencia del resto de la zona, el baño era un completo desastre. Las bisagras de las puertas de los establos y los grifos están terriblemente oxidadas, y baldosas completamente rotas. Pateas fuertemente la única puerta, tirándola, con la esperanza de hacer frente a uno de esos pequeños bastardos, pero no hay nadie allí.

“¿Qué diablos?” Dices en voz alta. Jurarías que escuchaste una risa proveniente de esta área exacta, ¿cómo no puede haber niños? Te das vuelta hacia el grifo, y giras el pomo. Crees que si se salpicas tu cara un par de veces, te recuperarás. Por supuesto, no sale agua. De repente, ves algo en la esquina del espejo que te hace atragantarte con tu propio aliento.

Sentada en la esquina de la habitación, junto a la puerta, se encuentra una pequeña niña. Sus ojos, miran a los tuyos. Excepto, que ella realmente no tiene ojos, solo mármoles blancos que parecen demasiado grandes para su cráneo. Y no son sólo sus ojos, todo en ella no es normal. Su piel se le pega al hueso, haciendo que sus articulaciones se vean. Su pelo esta enmarañado y lleva un vestido blanco roto, manchado con suciedad y sangre. Y entonces comprendes todo instantáneamente, como si una pared de ladrillos cayera sobre ti.

Lo que parecen ser los restos de un cadáver en descomposición, es en realidad la chica que aparece en tus pesadillas. Sus labios se curvan lentamente revelando un terrible conjunto de dientes afilados. Gritas y sales corriendo del baño. A la salida, te das cuenta de que el edificio volvió a tener su aspecto normal, sucio y descuidado. Al doblar a la esquina, te encuentras con Mike.

“¿Qué demonios estás haciendo?” Dice claramente frustrado, “Esta es la segunda vez que abandonas tu puesto de trabajo.”

“¿¡Qué carajo está pasando aquí!?” Gritas, exigiendo una respuesta. Mike te lanza una mirada amenazadora, y te dice:

“¿De qué estás hablando? Nada está pasando aquí. Escucha, si te sientes un poco enfermo puedes ir a casa. ”

“No, estoy bien.” Respondes, “Te prometo que voy a terminar esta vez. Ahora, ¿dónde está el camino de regreso al gimnasio? ”

“Sube las escaleras y en el pasillo a la izquierda, verás las puertas dobles para llegar. Te acompaño”

Mientras los dos van a ver tu trabajo, una duda emerge de tu cabeza.

“Hey,” Le preguntas a Mike, “¿Por qué este lugar quedo cerrado? Parece como si todo el mundo se hubiera ido un dia y jamás regresó. ”

“Bueno,” Inicia Mike mientras el sonido de sus pasos resuenan en todo el hueco de la escalera, “Una chica joven, estudiante, murió aquí. Al parecer, era demasiada tristeza para los niños a educar y siempre andaban deprimidos. Por lo tanto, con la esperanza de borrar el incidente de su mente, se los trasladó a una escuela diferente. ”

Un escalofrío recorre tu cuerpo, desde los pies a la cabeza.

“Exactamente cómo murió?”

Mike no respondió hasta cruzar la puerta doble del gimnasio.

“Ella cayó desde un pasamanos y se rompió el cuello.”

Tragas saliva, mientras Mike sale de la habitación.

“Apresúrate, que ya es tiempo que hubieras terminado” Dijo antes de azotar la puerta

Sabes que deber darte prisa, para ir a tu casa y no regresar a ese lugar jamás. Enciendes tu música de nuevo, y continúas el trabajo, casi esperando oír una risa, pero no pasó nada. Incluso cuando se terminaste, no pasó nada.

En tu regreso a casa, empiezas a cuestionarte y te convences de que todo estaba en su cabeza, y que la pesadilla había causado que te volvieras loco. Al pensar en la pesadilla y recordar lo que Mike dijo, el estómago comienza a dolerte. Tuviste esta sensación hasta que finalmente decides irte a la cama, sabiendo lo que iba a venir después. No quería pensar en los juegos infantiles, o la niña, no específicamente después de lo de hoy. Pero la imagen de su rostro, su rostro horrible, está pegada a ti.

No debería haber ninguna razón para que seas paranoico ahora. Se acabó. Estás aquí, y ella es todo lo que queda de allí.

“Demonios, probablemente ni siquiera existe.” Te dices a ti mismo, ya que poco a poco pierdes la conciencia.

Cierras tus ojos, esperando la visión horrible, una risa pequeña se escucha atrás de la puerta de su dormitorio.

Imagen de perfil de Fernando

Traduccion mia de http://www.creepypasta.com/laughter/
http://www.creepypasta.com/laughter/

Fernando

Rating: 8.39. From 1054 votes.
Please wait...

134 thoughts on “Risas”

  1. Lo estoy leyendo desde mi cama. Si oigo una puta risa detrás de la puerta me da un infarto xD

    Muy buena Creepy, Pero le falto el misterioso asesino:3 Ocya.

  2. Cierras TUS ojos, esperando la visión horrible, una risa pequeña se escucha atrás de la puerta de SU dormitorio.
    ESTE ES EL ULTIMO PARRAFO PERO YO ME PREGUNTO,
    DEL CUARTO DE LA NIÑA MUERTA DEL CUARTO DE A QUIEN LE NARRAS LA HISTORIA? EN ESTE CASO SERIA YO YA QUE YO LA ESTOY LEYENDO? PUES SE REDACTA A TERCERA O A SEGUNDA PERSONA??!
    LA CREEPY ES BUENA, PERO NO HAY QUE OLVIDAR ESOS PEQUEÑOS DETALLES QUE HACEN QUE UNA BUENA HISTORIA PIERDA SU CREDIBILIDAD.

    1. No publicas desde hace siete meses, si no respondes rapidamente a este mensaje Disqus y yo pensaremos que ya no usas Disqus y te eliminaremos la cuenta

  3. La historia es buena pero lamentablemente hay problemas de redacción. Este problema causa una perdida en el hilo de la historia y, en concecuencia, el suspenso que podría generar un buen escrito

  4. como la pagina no me quiere registrar..creo que tendre que publicarla de la siguiente forma

    Zoológico abstracto
    Alguna vez no te has preguntado, ¿la existencia de un zoológico que presentase anímales extraordinarios y raros?… Pues déjame decirte, que si existieron rumores de que había personas encargadas de eso, así que antes de empezar, quiero decir que esta historia está basada en hechos reales.
    Estábamos en una excursión de la escuela, caminábamos mientras la maestra nos hablaba de sus anécdotas de viajes pasados.
    Yo y mi hermano caminábamos junto con los compañeros de nuestro grupo, riendo de aquellos animales extraños, tan entretenidos estábamos, que decidimos quedarnos para observar un poco más uno de aquellos tan peculiares anímales. No nos dimos cuenta que nos separamos del grupo, al pasar un rato observando a un león, nos aburrimos pues el animal se mantenía dócil y relajado, decidimos volver para integrarnos con el grupo, pero al darnos cuenta que no estaban, comenzamos asustarnos, yo intente relajarme, pero los nervios me ganaron tanto, que corrimos hacia un de los encargados del zoológico, le pregunte:
    –disculpe señor, nos hemos perdido y no sabemos dónde están nuestros compañeros, ¿no sabe dónde se encuentran ellos?
    El joven sonrió confiado, inmediatamente nos dirigió con otro trabajador, este rápidamente nos llevó a un auto metiéndonos al interior del coche, una vez dentro todos, el sujeto encendió el motor, comenzamos nuestro pequeño viaje. El señor que conducía el auto dijo con un tono tranquilo y seguro:
    –tranquilos los llevare inmediatamente con sus padres. Comenzamos a ponernos más nerviosos de lo normal, mi hermano le pregunto:
    -¿pero cómo piensa llevarnos a nuestras casas, si ni siquiera nos conoce?
    El rubio se molestó y aumento la velocidad, un momento después nos detuvimos y el joven que conducía salió un rato, e inmediatamente que cerró la puerta, asome mi cabeza por la ventanilla del auto, pude ver donde nos encontrábamos. Parecía que ser una calle solitaria y descuidada por el tiempo, pude ver que el sujeto que conducía el auto, se acercaba a una figura femenina de vestidura blanca, pasaron varios minutos hasta que de pronto abrieron la puerta del auto y nos sacaron de un jalón a mi hermano y a mí, el hombre que había conducido el auto había dicho:
    –aquí tengo a estos dos mocosos, ¿cuánto me da por ellos?
    La mujer entrego al joven una maleta gris, el, la tomo e inmediatamente entro al auto y encendió el motor, arranco yéndose del lugar, después de eso la señora nos tomó del hombro y nos guio adentro de una fábrica de dulces abandonada, entramos por puerta oscura de hierro, la mujer de vestido blanco y cabellera pelirroja nos dijo:
    – Quítense la ropa, ¡ya!-
    Mi hermano le respondió:
    -¡¿está loca, ustedes me quieren ver mis cosas?!- la mujer lo golpeo en la mejilla diciendo
    –¡¡no es pregunta pequeño mocoso ahora ustedes me pertenecen, ese hombre los vendió y ahora ustedes aran lo que yo diga!!
    Mi hermano y yo al ver a 2 tipos acercándose con caras grotescas y deformadas intentamos escapar corriendo, pero la mujer pelirroja se nos adelantó e hizo que los tipos nos pusieran un collar de metal en el cuello, cada que intentábamos golpear a los tipos una descarga eléctrica nos recorría el cuerpo.
    Al ver que no podíamos hacer algo en contra de la voluntad de la pelirroja nos dimos por vencidos y los dos comenzamos a desvestirnos, al terminar completamente desnudos, nos entregaron una bata amarillenta, de pronto unos sujetos de vestimentas negras y se llevaron a mi hermano hacia un laboratorio, lo supe porque ellos se veían como científicos locos y lo llevaban en una camilla.
    La mujer me sentó sobre una silla de madera y pronuncio de manera delicada pero maliciosa:
    –…dile hola a tu ¡nueva vida!-
    Yo le respondí asustado:
    – ¡¿cree que esto es una vida?!–
    La muchacha se dirigió a la puerta por donde se llevaron a mi hermano, después de media hora un grupo hombres de negro, salieron de lo que supuse su laboratorio, rápidamente ellos me tomaron de la mano y me llevaron hacia una habitación oscura y grotesca llena de cuerpo muertos, pude ver como varios estaban colgados de cabeza sangrando por múltiples heridas en el cuerpo.
    Rápidamente me empujaron y cerraron la puerta fuertemente, me libre de ellos y golpe puerta con fuerza y grite:
    – ¿¡que hicieron con mi hermano!?
    Dentro de la oscura habitación, comienza a asustarme, pues me tomaron nuevamente y me dieron una descarga eléctrica me desmalle y cuando abrí los ojos me di cuenta de que me habían recostado boca bajo, me cubre la cara con las manos, no quería ver la cara de aquellos sujetos que quien sabe que planes tenían para mí. después de varias horas empecé a cerrar mis ojos lentamente y comencé a entrar en un sueño ´profundo, una vez dormida comience a escuchar un voz dulce e inocente que empezó a cantar, mi sueño a cada minuto comenzaba a verse hiperrealista, mire que estaba alrededor de un jardín hermoso con gente sonriendo, niños jugando, un esplendoroso cielo azul y pacíficos canticos de aves, pero en un parpadeo vi un lugar horrible y muerto, el cielo azul de tornaba un color rojo carmesí, las flores comenzaban a marchitarse, las personas que jugaban y platicaban se volvían grotescas y comenzaban a matarse entre sí, el tranquilizador sonido de las aves se volvía algo extraño y espeluznante, me impacte al mirar tal suceso, me sorprendí tanto que vi a mis lado y corrí hacia un bosque, al paso del tiempo comenzaban a escucharse pasos que me seguían, una voz escalofriante que se reía mientras corría, podía escuchar gritos , lamentos, llantos quejidos y susurros. Me detuve por un momento cerrando fuertemente mis ojos al pasar los minutos llegue hasta un punto que no pude oír nada, al intentar abrirlos, comienzo a despertar de la monstruosa pesadilla, mire que la habitación se notaba un poco más brillante y llena de luz, frente a mi podía notar una palabras en la pared que decía
    “no escapes xnx” las letras estaban tan retorcidas que apenas podía diferenciarlas, de pronto escuche que abren la puerta, un hombre en el umbral de la puerta dijo seriamente mirándome:
    –sígueme.
    Me guio a la puerta y al salir de la recamara sentía como rayos de luz caían sobre mis ojos los cerré y los frote suavemente, camine hacia una sala un poco oscura bastante larga.
    10 minutos después de caminar, llegue hacia una puerta de hierro forjado que estaba abierta, entre y vi un laboratorio, un científico se acercó a mí me tomo de las muñecas y me recostó sobre una camilla, no quería luchar pues ya sabía que lo que sea que me hicieran sería más doloroso si me oponía, mire que una enfermera se dirigió a mí con una jeringa que contenía un líquido azul marino, la inyectaron en mi brazo derecho, luego me dijeron:
    –Comienza a contar hasta 10…-
    Respondí inmediatamente:
    -1, 2, 3…
    Mientras yo contaba ellos me inyectaron una jeringa más en mi brazo izquierdo , de repente mi vista se volvió borrosa, lentamente caía en un profundo sueño, cada minuto era una pesadilla viviente dentro de mi sueño, al comenzar a despertar, siento como los rayos de sol calaban en mis ojos, escuchaba la risa de varios niños, que comenzaron a lanzarme cosas, vi a mi alrededor varias varillas de metal y me di cuenta de que estaba en un jaula bastante amplia, sentí un cosquilleo que recorría todo mi cuerpo, me levante, tratando de caminar pero mis piernas se entumecían a cada paso que daba, veía como aquellos muchachos se burlaban de mí, molesto les intente gritar que se callaran, mi lengua parecía retorcerse, al ver que no podía hablar, sin otra alternativa me dirigí al césped y me tire sobre él, me dormí un rato para esperar el anochecer, al despertar tenía un hambre voraz, mire que el zoológico estaba completamente abandonado, intente caminar lentamente, mis pies comenzaban controlarse mejor, me detuve por un momento, veía como un vigilante se acercaba con su linterna, me escondí detrás de un arbusto de hojas, el hombre confundido decidió entrar a mi jaula, y me prepare para atacarlo, al ver que estaba detrás de él , me lace sobre él y comencé a destrozar su cara, vi que mis manos no eran las mismas de antes, se tornaron en un color oscuro, mire que mis dedos contenían una enormes y filosas garras, podía escuchar como el hombre se arrastraba por el suelo frio tratando de escapar de mí, inmediatamente le tape la salida poniéndome enfrente de el de un salto (cosa que no podía hacer antes) y rápido le enterré mis filosas garras en su garganta, lentamente encajaba mis uñas y las bajaba hasta su estómago, sentía como un líquido tibio tocaba la planta de mis pies, vi que era sangre y procedí a lamerla del suelo, sentí que mis dietes crecían a media que tomaba más sangre, era una metamorfosis muy intensa.
    Al saciar mi hambre con aquel vigilante, salí de aquella prisión que me contenía, uno en uno fui deshaciéndome de cada vigilante o como yo llame en ese momento “comida” y libere a cada animal que fue encerrado, corrieron todas las criaturas hacia la salida, todos comenzamos a salir por algún orificios que se encontraban debajo de las cercas, otros cruzaron se por un lado de las bardas de la puerta pues estaban tan delgado que alcanzan a pasar.
    Escuchaba como algunas sirenas comenzaban a oírse, observe que casi todos había escapado al oír el fuerte sonido de las sirenas, menos dos, que era una pequeña criatura de piel completamente blanca y otro de piel rojiza, rápidamente baje, lo tome del brazo y comencé a escalar la gran barda casi llegando al otro lado, Escuchaba como varios policías, comenzaban a sacar sus pistolas, inmediatamente lo solté y lance al otro lado del zoológico, repentinamente una de las balas me dio en mi brazo izquierdo, lentamente comenzaba a perder fuerzas por el sangrado, por un momento sentí como mi cuerpo comenzaba a tambalearse ,sintiendo un inmenso dolor por todo el cuerpo al estrellarme contra el suelo, mi vista comienzo nublarse y me desmaye, al despertar mire que una luz brillante comienzo a reflejarse en mi rostro, veo como un policía tembloroso se comienza a acercar lentamente a mí, intente moverme pero mi cuerpo parecía estar atado hacia una silla, el joven lentamente se alejó de mi acercándose a la puerta principal y salió, inmediatamente que el hombre salió, comenzó alumbrase toda la habitación, al quedar en completa luz, olí como había empezado a soltar un gas muy potente, era tan toxico que mis ojos al percibir la toxina comenzaron a sangrar, empecé a gritar al momento que mis ojos me comenzaron arder, detuvieron la introducción del gas por un momento, al no poder mirar nada, escuche como varios de ellos entraron, muchos pasos se escuchaban.
    Cuando me desperté pude darme cuenta de que me trasladaron a un lugar desconocido pues no podía ver nada gracias ala toxina, inyectaron un químico más en mí, a los pocos minutos comencé a intentar abrir los ojos y a poder ver, mire el escenario en el que me encontraba, parecía ser un bosque, pensé:
    –¿finalmente soy libre, realmente me estará pasando esto? …¿decidieron darme libertad?
    Sin pensarlo 2 veces comencé a correr por todo el verde pasto, inicie mi búsqueda por todo el lugar sin saber exactamente que buscaba, hasta un momento en el que me topé con una casa, entre sigilosamente y subí por unos escalones, mire como unos niños pequeños se divertían jugando, sin preocupaciones me acerque a ellos, les dije:
    –parece divertido lo que están jugando, ¿puedo unirme?- inmediatamente que les dije eso, voltearon a ver, uno de ellos curioso me pregunto:
    – ¿Quién eres tú?
    Sonriente me le acerque y me senté un lado suyo le respondí:
    –Escucha pequeño… yo provengo de una raza muy extraña, además si te lo explicara detalladamente no me comprenderías.
    Ellos sorprendidos, se rieron amistosamente, me volvió a preguntar
    ¿Cuál es tu nombre? Sonreí y abrazándolo le dije:
    –Eso no es apto para ti, pequeño niño.
    Inmediatamente me levante rozando mis manos con su suave cabellera negra. Su madre los llamaba desde la cocina y yo me despedí con una sonrisa de aquellos niños inocentes que me recordaban a mi hermano y a mí.
    Saliendo de la habitación cambie mi dirección.
    Ahora deambuló de calle en calle entrando a casas, edificios, tiendas de animales exóticos y principalmente zoológicos. Buscando a mi hermano perdido, si no hubiésemos sido tan estúpidos al subir a un auto de un extraño y haber confiado en los humanos, nada de esto habría pasado, pero ahora mi plan es matar aquellos hombres quienes se atrevieron a experimentar conmigo y con todos los animales quienes se encontraban encerrados.
    Si es que llegaras a verme alguna vez desde una esquina y sintieras mi mirada penetrante detrás de ti o incluso rozando tu cara no te asustes, tal vez piense que eres mi hermano y tenga piedad de ti, pero de lo contrario si te atreves a gritar tendrás que ver mi forma monstruosa mi verdadera forma y te toparas con mi filosa sonrisa encajada en tu abdomen, tal vez sea mejor que te despidas de tu estúpida vida, puesto que yo planeo deshacerme de esa maldita escoria llamada humanidad.
    Nos veremos pronto. Queridos lectores, y recuerden que todo esto es un mal sueño en el que yo tendré el papel principal. Nos veremos pronto. Pequeñas escorias…
    Shh…Silencie.

    1. Como, que esta buena, pero tenes que mejorarla, muchos detalles. Dejo de lado que la ortografía es mala, porque los errores son comunes, pero a veces te olvidas de los puntos, creando oraciones enormes (que por suerte no evitan comas).
      La historia, te compactas mucho D: Mas o menos TODO es explotable, la visita al zoológico, el secuestro, la transformación, el escape, básicamente todo. Mas que nada la parte cuando se encuentra en esa masacre y cuando lo están viendo todos encerrado en esa jaula. Me gustaría que arregles la historia. n-n
      Yo también he hecho escritos así y me he dado cuenta de lo explotables que son. Te dí mi opinión, en serio, me gustaría leer mas cosas tuyas 😀

  5. *O* esta buena la historia , ahora si cuando estoy en el gimnasio espero no escuchar una risa ,, ni ver en la esquina del baño una niña , ahora cuando me acueste que no se escuche ,, nada si no le tiro mi lámpara de luz !!!! xDDD

  6. Tiene algunos errores como por ejemplo la persona desde la cual relatas la historia deberías de fijarte en esos pequeños-grandes detalles, a veces para hacer conexión entre una y otra palabra te hacen falta nexos creo que así se llaman :s y bueno la historia es buena mas la parte final porque estando a plena luz del día en un lugar publico me hizo sentir una pequeña sensación de miedo imagina como hubiese sido si me hubiese encontrado en mi habitación sin nadie conmigo y en la oscuridad.

  7. el unico detalle que veo es que,cada tanto,cambian los roles,a veces refiriendose al personaje y otras simulando que este es el lector,lo que disminuye enormemente la similitud con la vida real

¿Quieres dejar un comentario?