La Niña De Luto. Primer capítulo: Preguntas

Camino pisando la nieve de una tundra, la tundra Whitmore. ¿Por qué voy caminado hacia la tundra? Me abstendré de responder esa pregunta apenas en el inicio de la historia. Usted joven o adulto lector se dará cuenta de mi motivo. Si usted es sensible ante asesinatos esta investigación, mejor cierre la pagina y no vuelva meter su nariz en mi investigación y en mi otras investigaciones. ¡Oh! Perdón, soy Gastón Alexander Grey. La misma persona que se adentro en el laboratorio OAC (Observar. Analizar. Clasificar). Para los que no me conozcan, solo el nombre (que lo acabe de mencionar y cite una de mis investigaciones). Trabajo solo para encontrar la respuesta o algunas hipótesis de hechos bastantes misteriosos. Incluyo en mis investigaciones “monstruos” (según mi punto de vista no existen), asesinatos, fotos antiguas, artículos “malditos” y entre mucho mas. Cabe destacar que no soy reconocido en ninguna parte del mundo como un don nadie, como usted lector. ¿Por qué no soy reconocido? Simple, mis investigaciones para la gente ignominiosa no son nada. Me creen supersticioso. Pero hay algo curioso, si dicha persona que me culpo de supersticioso y obtuvo una experiencia paranormal, como el sonido de la madera cuando esta ya esta en un estado de descomposición (causado por un hongo) o el sonido del viento soplando sobre su casa y estas suenan por la noche, la persona asustada seguramente divulgara su experiencia “paranormal”, la gente que lo escucho pensaran de la probabilidad de que sea real, y no le dirán supersticioso, peor aun los interlocutores van a querer mas de información de la estúpida experiencia del señor. En cambio en mi caso al solo leer una pagina de algún ensayo u investigación mía, me culparan, y en el peor caso me ridiculizara ante un publico.

Basta ya con la introducción acerca de mi, sigamos con mi investigación.

Observo los arboles con hojas que soportan este clima. No escuchaba el sonido de ningún pájaro u otro animal, solo escuchaba mis pies pisando la capa de nieve. Me siento como si estuviera en el Limbo vagando en una tundra interminable. (Ya que llevo caminando mas de hora y media caminado). Un Limbo donde, no encuentro nada interesante. Solo arboles.

-“Probablemente esos arboles significan a las pobres criaturas que murieron antes de ser bautizados, y yo soy el espectador. Cada árbol es mas grande, depende de la edad que ha estado ahí” -Pensé. Que Dios me castigue por pensar en tal atrocidad.

 

Sigo caminando por la nieve, miro hacia arriba, las nubes se están aproximado, se acerca una ventisca. ¿A que hora llegare? ¿Tendré que caminar cuando la ventisca caiga? O ¿Cuándo suena La Follia?… ¿La Follia? Aclaro mis pensamientos mientras escucho la Follia, bastante extraño. El sonido no proviene de mi mente esta sonando cerca de donde me ubico. Camino mas rápido, sintiendo cada vez el sonido mas alto. La canción proviene de una casa (Pragmáticamente), una casa hecha de madera de roble. Veo un humo saliendo por la casa.

“Ahí debe estar mi paciente” – Sonríe mientras veía el cielo- “Mejor entro ya”

Toque la puerta con mis nudillos. La música paro, escuche alguien caminando hacia la puerta. Cuando la persona abrió la puerta, vi que era una mujer de un buen físico, se veía aseada, alimentada y alegre. Le doy un fuerte apretón de brazo y le dije:

-Buenos días señorita, soy Gerald Halls. -Me acostumbro a cambiar a mi nombre debido al incidente del caso 09 -Usted me envió esta carta.

-Buenos días inspector soy Beatriz Sosa, siga.

Entre hacia su casa de madera. Beatriz cerro la puerto, me dijo que me hospedara en su salón, también me pregunto si quería café, le dije con gusto si, y se dirigió hacia su cocina.

Observe en la sala dos hermosos sofás, una chimenea con madera, una matera con Felicias, un retrato de ella misma, dos velas en una mesa, una biblioteca diminuta (de 15 libros), dos ventanas  y por ultimo un reloj. Beatriz llego con el café lo dejo en la mesa y se sentó en el sofá que esta al frente mío. Yo saque la carta que tenia en mi bolsillo, se la entregue a Beatriz y ella la guardo en un bolsillo de su ropa.

-Gracias por el café, señorita Beatriz -dije -Bueno, a lo que vine, primero Beatriz te preguntare cosas simples, luego lo complejo ¿Te importa que tome nota?

-No, señor. Comencemos.

-Muy bien, primera pregunta: ¿Por qué me trae café, yo no pedí que me trajera?

-Simple por cortesía, usted Gerald camino mucho para llegar hasta aquí. Acuérdese de las indicaciones que le di en la carta como llegar.

-Claro, tiene razón, segunda pregunta: ¿ En cuanto tiempo se demoro haciendo el café?, ¿Beatriz, me estaba esperando, por que de lo que se acerca del café, uno se tarda cinco minutos en hacerlo? Cuando llegue, me lo dio un menos de un minuto, explíquese.

– ¡Ah! Gerald, obviamente había preparado el café muchísimo antes, empecé el café a hacerlo cuando lo vi por mi ventana, me di cuenta que era usted. Y lo prepare.

-Cuando llegue a esta casa no me olio a café, y no escuche el sonido del gas saliendo de la estufa: ¿Acaso aquí hay energía?

-No utilice el método clásico, encendí dos palos y hice el café.

-No me olio a humo o mejor dicho a Dióxido de carbono, cuando llegue, Explíquemelo. Cálmese.

-Señor abrí la ventana de mi cocina, no me gusta la concentración de humo en mi casa.

“Maldición, esta señora si sabe como responder, puede ser que este mintiendo, bueno no importa tengo mas preguntas para hacerla quedar en ridículo”

Bien, Beatriz ¿Puedo ir hacia su cocina? –Dije, tomando la taza de “café”, no tenia el olor del café, olia a vino: Gato Merlot, lo curioso es la contextura del café, se ve exactamente igual que un café.

-No es necesario señor, tómeselo. Luego yo le retirare la taza y si quiere mas, con gusto le traigo.

-Gracias señora. Cambiemos de pregunta: ¿Cuántos idiomas sabe usted manejar a la perfección? -Pregunte, se que esta señora me esta tomando del pelo, pero necesito ridiculizarla mas, asta que se canse de mis preguntas.

-Yo señor se hablar: Español y Ingles a la perfección.

-Interesante, también hablas Francés ¿Cierto?

-No señor.

-Entonces explíqueme esta biblioteca, la que esta a mi derecha. Todos los libros ahí están en francés. ¿Algún familiar suyo, sabia hablar francés?

-Si. Mi abuelo…sabia francés, no me lo encontraba a menudo. Pero cuando lo visitaba aprendía un poco francés. Usted pregunto cuantos idiomas manejo yo a la perfección. Y el francés no lo manejo bien.

“Buena respuesta, querida mentirosa, pero tengo mas cartas bajo mi manga” -Pensé.

-¿Esos libros son de tu abuelo?

-Si.

-¿Como los consiguió?

-De la casa de mi abuelo, el me los regalo cuando estaba a un pelo de fallecer. Los tengo para recordar a mi abuelo -miro los libros, respiro profundamente y prosiguió -el tenia gastritis, a pasar el tiempo llego un cáncer de estomago, las operaciones no funcionaron y murió.

-Que mal Beatriz, ¿Cómo se llamaba tu abuelo?

– Anton Ansgar Sosa.

-Y ¿Tu abuelo tuvo familiares de otro continente u país?

-No, todos son de Suecia.

-Bien Beatriz. Sigamos con las preguntas mas difíciles, solo te hare tres, lista, respóndelas con calma.

-Entendido.

-¿De donde consiguió esas Felicias?

-Las conseguí en el pueblo Meridme Layuete. Ahí las compre.

-Interesante, yo una vez estuve ahí resolviendo un caso. Soy amante de esas flores, y tiene razón ahí las venden. Yo tengo varias en mi casa. Siguiente pregunta: ¿Quiénes construyeron esta casa?

-Simple señor, contrate a 130 personas para que cargaran con todo la madera, muebles, congelador (aunque no sirve), camas, velas…etc.

-Impresionante señora, usted si que tiene plata, mucha para contratar a todas estas personas. Ultima pregunta, espero que me responda. No le de pena, yo soy muy observador cuando me envían una carta y cuando discuto con alguien. Hay algo que me intriga de esa carta, hay caracteres que al juntarlos dan un nombre. Esto es muy raro de observar, pero en esa carta usted quiso poner esos exactos caracteres en una posición muy pareja. Bueno y la pregunta es: ¿Quién es Asdrubal?

La señora se puso muy pálida al escuchar mis palabras, no sabia que responder, sabia que era una mentirosa.

-Si no me dice quien es el “Dios Asdubral” me iré de aquí, se que usted es una mentirosa.

-No… lo soy -dijo temblando -todo lo que he dicho es verdad.

-Segura señora, “todo es de verdad”. Mentira, se lo que digo, usted es una mentirosa, hace de mi tiempo un juego, me acudió por algo “paranormal”. Se porque usted miente. Primero: con el café, si usted me vio por la ventana y empezó a preparar el café, como carajos yo escuchaba una canción, usted freno cuando toque la puerta. No me estaba esperando, o amenos que usted hace el café mientras toca la Follia, es imposible. Segundo: Ninguna de sus ventanas se puede abrir, lo compruebo con estas ventanas, esas ventanas no se pueden abrir, por cierto creo que usted no quiera que se entre el frio a su casa, solo tiene una chimenea y un par de velas para calentarse. Tercero: usted no tiene energía en su casa, dijo la nevera no sirve, falta de energía. Aquí no vi ninguna lámpara eléctrica, y tampoco una planta de energía. O algo para que conduzca la electricidad. Cuarto: No existe el apellido Sosa en Suecia, se encuentra en otros países, pero aquí en Suecia jamás, Usted me conto que no tuvo ningún pariente fuera de este país, ninguno. Quinto: Las flores Felicias son plantas de verano, y estas no soportan el clima frio. Yo tengo Felicias artificiales, y estas son reales, ¿Cómo lo hizo? ni idea. Sexta y ultima: cosa los únicos arquitectos que están cerca a este lugar, están ni mas ni menos a unos 138 kilómetros y ni trabajan mas de 43 personas. O si no se fue hacia otros arquitectos a 303 kilómetros, ahí si trabajan mas de 201 arquitectos. Por cierto no hay vía para llegar aquí, hay que caminar dos horas. ¡Ah! dato curioso casi todos los libros que tienes, tienen de titulo Asdrubal (en español Aníbal ). Entonces dígame: ¿Quién realmente es usted realmente? y ¿Quién rayos es el Asdrubal? Si no me dice rápido me largare en este instante.

-No salga, esta comenzando el apocalipsis, venga tome de mis brazos y le explicare todo, no hay suficiente tiempo.

-Pero que carajos, ahora se cree quiromántica. Nunca, ya me voy. Gracias por quitarme mi tiempo, y lo del apocalipsis que estupidez mas grande que la humanidad. Adiós.

Me levante de mi silla, guarde mi cuaderno de notas y me dirigí hacia la puerta, le di un ultimo vistazo a “Beatriz”, acto seguido abrí la puerta.

Mi expresión de horror se presento al ver al exterior, una escena horrible. Un cielo rojo sangre, la nieve tenia un color negro, los arboles crecían a un tamaño inconmensurable, escuchaba gritos de niños y niñas y lo mas espeluznante almas de adultos acercándose hacia la casa. Entre otra vez a la casa y cerré la puerta, me devolví a la sala y pregunta:

-¿Qué demonios esta pasando afuera?

-Es el apocalipsis, se lo mencione en la carta, usted es el indicado para detener eso, las mentiras eran parte de una prueba, rápido sostenga de mi brazo.

-Enserio, bueno ya voy, pero un momento ¿El Dios Zorro es de verdad?

-Si, cuando agarre mis brazos se lo contare todo, hasta del porque me dicen la niña de luto, rápido no hay tiempo.

Sin pensarlo mas de dos veces agarre los brazos de la señora, sentí una calma indescriptible. No pensé en que me aventuraría, en los próximos acontecimientos. Ni pensé si el café tenia una droga, al olerla se llega al sueño. ¿Acaso esto es un sueño?, no lo creo se siente muy real.

Imagen de perfil de Juan Pablo Espinosa Gonzalez

Blogger

Juan Pablo Espinosa Gonzalez

Rating: 9.18. From 62 votes.
Please wait...