La Galería de Henri Beauchamp

Tiempo de lectura: Cerca de 5 minutos.

Éste creepy me gustó mucho, es tipo “The Holders”.

Si vas a este pequeño bar de un piso en Paris, y el correcto barman se encuentra trabajando en esa noche, podrías ver una muy exclusiva galería que muestra los trabajos perdidos de un tal Henri Beauchamp. Pero, para poder entrar tienes que demostrar ser un fan muy devoto del artista. Se te hará la siguiente pregunta, en un ingles totalmente perfecto:  “¿Qué es lo que deseas tomar durante esta gloriosa noche?”. Deberás responder “Absenta”. Cualquier otra cosa, te matara durante la noche. La siguiente pregunta será sobre el tipo de Absenta, y tu deberás responder en cualquiera de las siguientes formas: “La bebida que aquel señor no soportaba tomar” o “La buena absenta, la mejor absenta”. Si pides la absenta de cualquier otra manera tendrás pesadillas por 13 días. El sueño de cada noche será peor que el de la noche anterior, hasta la del 13vo sueño, que te perseguirá por el resto de tus días.

Entonces, el barman dirá: “Asegúrate de tomarte esto con cuidado; esto es lo mas fino, lo mejor”. Tú le podrás hacer dos cosas, contéstale: “Subestimé mi fortaleza, que tengas una buena tarde”. Si el barman asiente, podrás irte por la puerta por donde entraste, ileso, sin haber ganado ni perdido nada.

O Podrás seguir adelante.

Se te entregará un vaso con un borde de 7 lados, con cada lado girando de manera muy delicada. También recibirás una cuchara para la absenta  muy, muy especial, con la forma de una llave; los agujeros que están en el tope de la llave, sirven para drenar el alcohol y colocar un cubo de azúcar. Y por supuesto, una botella de absenta, sin marca, con signos de que la etiqueta fue arrancada hace muchísimo tiempo.

La cuchara está completamente plana, pero tiene dos lados muy distintivos: uno con una ranura del lado de la llave, y el otro sin la ranura. Pon el mango hacia abajo, para que la ranura vaya hacia abajo. Si intentas ponerlo al revés, tu absenta sabrá agria, tu nariz te quemará y verás horrores indescriptibles  no de este mundo.

Ahora, si la cuchara esta puesta de la manera correcta, entonces prepara la absenta de la manera usual (pon el azúcar en la cuchara, y ponle el alcohol sobre ella, para que gane el color correcto y sus “cualidades especiales”). Hecho esto, dile “salud” a tu amigo, el barman, y tómate todo hasta el fondo. La absenta te quemará la garganta terriblemente, como si fuera ácido.

Si hiciste todo de manera correcta, las ya bajas luces, se apagarán por completo, y la obscuridad llenará al bar. No temas; la obscuridad es la pista de que has sido aceptado para ver la exhibición. Espera en la obscuridad, y quédate en silencio, a menos de que el barman te diga otra cosa.

Eventualmente (más o menos entre 2 o 3 minutos), una llamativa luz verde brillará bajo una puerta en una de las paredes más alejadas del bar. De repente, el bar se llenará de verde, no sólo de la luz de la puerta, sino de unas pequeñas esferas luminiscentes que gentilmente flotan en el cuarto. Y entonces, el barman ya no estará ahí. Ni ninguna otra persona.

En este punto no habrá ningún peligro; considéralo como un punto de seguridad. Tómate el resto de la absenta. No es obligatorio acabárselo, sin embargo, podrías necesitar el alcohol. De cualquier manera, toma la cuchara, y colócala dentro la cerradura de la puerta con la luz verde. Entrará perfectamente.

Dentro habrá un pequeño elevador, con la más hermosa mujer que ojos mortales puedan observar. Te preguntará “¿Vas para arriba?”, y considerando todo los problemas que has tenido para llegar hasta acá, lo más lógico será contestar que sí.

Ahora sólo tienes que pasar una ultima prueba; la mujer te preguntara “¿De qué manera compararías el surrealismo de Beauchamp, con el de digamos, Rene Magritte?”. Deberás contestarle esto, y sólo esto, palabra por palabra: “Esta noche he venido a ver más que arte”. Si no lo haces, la luz verde se desvanecerá, las puertas se azotarán, y el elevador caerá hacia la obscuridad infinita, hasta el mismísimo infierno.

En caso contrario, tu elevador comenzará a subir lentamente. La luz verde será reemplazada por el fresco brillo de la luna. Saliendo del elevador, llegarás a un antiquísimo salón con un enorme póster de Henri Beauchamp del lado izquierdo de la pared opuesta de donde saliste; a la derecha hay una enorme puerta.

El tomarse el tiempo para leer el póster, es una buena idea. Explica el mismísimo significado del trabajo del Monsieur Beauchamp. Verás, él era un surrealista con problemas en los 1920`s, siempre tratando de hacer que el arte fuese libre de toda premeditación, y logró hacerlo. Después de una noche en este pequeño bar de Paris, él se dedico a pintar… formas.

Primero eran figuras geométricas. Después , fractales completos. Seguido de imágenes que aparecerían en el periódico del día siguiente. Imágenes que eran profecías de lo que pasaría una semana después, y hasta cincuenta años en el futuro…

En su última noche de vida, Henri raptó a tres niñas pequeñas de sus casas durante la noche, las asesinó y pintó sus obras maestras con rojos y amarillos de la sangre y bilis de las pequeñas vírgenes.

Cometió suicidio inmediatamente después de pintar exactamente 13 portarretratos.

Éstas son las pinturas que están detrás esta puerta.

Las primeras seis desde la izquierda, muestran de izquierda a derecha:

–       El génesis del Universo.

–       La única imagen verdadera de Dios, vista desde los ojos del hombre.

–       La verdadera imagen de Jesús Cristo.

–       La entrada del Paraíso

–       Todos los Papas, desde el primero, hasta retratos de papas  que aun no son reconocidos.

–       La imagen de Jesús en su segunda llegada.

Las otras seis desde la derecha, muestran de derecha a izquierda:

–       El Cataclismo del Universo

–       La única verdadera imagen de Satán, vista con los ojos del hombre.

–       La imagen verdadera de Judas.

–       La verdadera entrada al Infierno.

–       La imagen de cada humano que haya hecho pacto con el infierno.

–       La imagen del anticristo en la segunda llegada.

¿Pero qué hay del 13vo?

La 13va pintura está colgada y volteada para no revelar la imagen. El espacio que tiene esta pintura a su alrededor es muy amplio, como si fuese ésta su obra central. Y debajo de la imagen volteada, un letrero en 3 idiomas. El idioma de arriba, son escrituras en serafín, el de hasta abajo, parecen ser runas demoníacas, y el de en medio, letras romanas:

NO

TOCAR

No puedo decir con seguridad de que se trata esta imagen. Lo único que sé es que cuando Beauchamp murió, se quitó cuidadosamente su piel, algunos de sus órganos y… su alma, y los utilizo para hacer una especie de collage. Cómo utilizó su cuerpo moribundo para hacer esta horripilante pieza maestra, no puedo decirlo, o más bien no me atrevo.

Así que… Si logras llegar a la galería, ¿quizá puedas tu voltear la pintura, y decirme de que se trata? ¿Quizá con una copa de Absenta?

El usuario que envió el post no ha proporcionado información sobre la fuente.

Cristina A.

Rating: 8.21. From 117 votes.
Please wait...

25 thoughts on “La Galería de Henri Beauchamp”

  1. Perfecta, me encantó. Sólo un pequeño detalle, y quizá me equivoque…
    Hasta donde sé, el original dice “Absinte”, que es el nombre que se le da en inglés a lo que en español llamaríamos “Ajenjo”. Y el licor de ajenjo también tiene el sobrenombre de “hada verde” (supongo que ahí se explica la enorme luminosidad verde del relato), por las fuertes alucinaciones y borracheras que causa. No es raro leer de artistas (pintores, escritores, músicos, etc.) que recurren a la dichosa hada como “fuente de inspiración”.
    Por cierto: 5/5

  2. Me gustó bastante. ¡Diantres! En ocasiones como esta, maldigo mi mala memoria… Creo que cuando me preguntaran y yo tuviera que responder, palabra por palabra, fallaría sin remedio… Quizá haya que buscar otros medios… 5/5.

  3. Interesante historia. Aunque, bueno, como dices al principio, es muy similar a The Holders. La verdad que no me causó miedo alguno, sólo una pizca de misterio y curiosidad. Al menos está bien escrita, y traducida hasta donde sé.
    Bien, 3/5

¿Quieres dejar un comentario?