La Dama o mujer de negro

Tiempo de lectura: Cerca de 4 minutos.

Esta historia que va a escuchar a continuación, según un autor anónimo le ocurrió de verdad, este autor solo me proporcionó su historia, y un dibujo que había dibujado para aquél momento cuando presenció lo que marcó su vida, y su ubicación Venezuela, Mérida.

“Autor Anónimo” Venezuela, Mérida”

Todavía recuerdo, esta historia que les voy a contar, y hasta ahora sigo lamentándome por este hecho del pasado, incluso he querido tener la idea de quitarme la vida, aunque no he tenido el valor de hacerlo. Un día mis amigos (Amanda, María y Raúl) y yo decidimos viajar a Mérida, queríamos observar su flora y dar detalles sobre ella, era nuestra tesis de quinto año, así que decidimos viajar, así también conocer algo nuevo, nunca habíamos ido para allá, así que partimos. Cuando llegamos una señora muy simpática nos dio hospitalidad, lo bueno nos la dio gratis, que raro pensé yo, bueno desempacamos nos acomodamos en cada habitación, eran dos, Amanda y María una habitación y Raúl y yo otra. Así que pensamos donde sería el primer lugar a visitar, María se le ocurrió que fuéramos a la laguna de Mucubají, y a todos nosotros nos pareció una excelente idea. Al siguiente día fuimos y a simple vista nos pareció hermoso, en ese momento decidimos separarnos y buscar cualquier planta exótica y se le tomara una fotografía y extraer algunas muestras o partes de ella; cuando yo iba avanzando por aquel lugar, encontré una, así que decidí acercarme, pero algo me llama mucho más la atención y quede totalmente estupefacto, vi; a una mujer hermosa, muy hermosa en serio, con un largo y viejo vestido negro, y un cabello de gran longitud y negro denso, pero lo más raro que no era común verlo eran sus ojos, eran negros totalmente, pero de tanta belleza, no lo preste mayor atención a sus ojos, curiosidad le pregunté qué hacía aquí en medio de la nada una hermosa mujer. Así esta mujer no me respondió, solo me dio una preciosidad de sonrisa, que incluso me enamoró y luego se marchó lentamente y yo quería seguirla pero mis amigos me estaban llamando, ya era hora de irse. Cuando íbamos rumbo a la cabaña o donde nos hospedábamos, en el carro, saqué una hoja de papel y decidí dibujarla, dibujar era uno de mis hobbies y lo manejaba de buena manera.

terror

Al llegar a la cabaña no podía dejar de pensar de aquella mujer, de hermosa perfección, mientras mis amigos se molestaban, porque estaba en un ensueño con tal belleza, así que replicaron que por hoy, no hiciera parte de mi trabajo y yo un poco molesto fui a mi habitación, en esta, había una gran ventana, que al mirar se observaba la naturaleza en su esplendor y dispuse de mirarla. Al caer la noche fue, el momento que yo jamás había esperado y esto fue lo que ocurrió, cuando se acercaba la media noche el silencio se daba más presencia y la oscuridad se hacía más densa, como toda persona normal, quería dormir, justo en el momento que iba a cerrar mis ojos, algo toca la ventana, así que quise proyectar mi vista a la ventana, no lo pude creer, era esta misma mujer, pero ya no era de belleza, ahora era una mujer grotesca, tanto así que no parecía una mujer si no fuera por el cabello largo que poseía. Al observar aquella cosa, ésta abría la ventana lentamente, y se fue adentrando a la habitación, quería pegarle un grito a Raúl que estaba en ese momento cerca de mí, pero no podía estaba completamente paralizado, y manteniendo la vista en aquella criatura, yo sabía que era aquella mujer por su traje y lentamente este ser se me acerco y posó su mano sobre la cama y empezó a montarse, cuando en el momento que se recostó sobre mí, acerco su cara hacia la mía abrió su boca enorme que tenía y me dijo algo, que a la primera vez lo entendí y que se me quedo grabado para siempre, “No mires”. Hasta aquí recuerdo lo que me sucedió en esa noche, a la mañana, desperté y recordé lo que me sucedió y a su vez sentía un ardor en mi pecho, para comprobar que era, me fui al baño, me vi enfrente del espejo y justo donde está mi corazón tenía una marca muy extraña, totalmente cicatrizada.

En los días de mi vida cada vez que salía a cualquier lugar a pasear, a estudiar, siempre mi corazón sentía un ardor, cuando un día decidí pensar que era lo que me sucedía, fui a la clínica y el doctor me dijo que mi corazón estaba en perfecto estado, seguía sin entender y lo relacione con lo ocurrido aquella noche, en un momento le dije a mi amiga Amanda que se reuniera conmigo para hablar, ella era de confianza, era mi mejor amiga, así que cuando nos encontramos, nos sentamos en un banco, y empecé a contar, pero a su vez que hacía éste acto, el corazón me dolía mucho más que antes y ahí entendí y me dije a mí mismo “Aquella supuesta mujer hermosa que en esa noche no lo era está dentro de mí, cuando me acerco a otra mujer, deduciéndolo, se pone celosa y reacciona dando semejante dolor fuerte”, me fui en ese momento sin decirle nada a Amanda. Hoy en día perdí a mi mejor amiga, nunca supe que les sucedió a María y a Raúl, me encuentro totalmente desechado encerrado en mi casa, me convertí en algo parecido a un autista, día tras día no olvido ese momento y solo tengo la compañía dentro de mi corazón de la “Mujer hermosa del vestido negro”.

Creación Propia
http://bicycleization.blogspot.com/

BicycleIzation

Rating: 9.29. From 14 votes.
Please wait...

¿Quieres dejar un comentario?