Julian (II)

Tiempo de lectura: Cerca de 3 minutos.

Día 27:

Esto se está complicando. Le dije a Julian que por favor se alejara de mí. Se me quedo viendo, sonrió y me dijo: ”¿crees que será tan fácil?” y desapareció…. Qué habrá querido decir con eso?

Día 29:

Hoy lo vi de nuevo. Estaba… diferente. Ya no tenía la apariencia de antes. Ahora tenía una cortada en su cuello. Me entere de que su muerte no había sido accidental. Se suicido!

Me dijo que estaba atrapado en la ciudad. Atrapado entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Esa era la eternidad que se había ganado. También dijo que para salir de ese tortuoso destino, alguien debía ocupar su lugar, alguien sin conexión con su vida pasada, alguien como… yo. “Un alma por un alma”, eso fue lo que dijo. Su tono de voz fue escalofriante y la sonrisa con la que lo dijo termino de asustarme.

Día 33:

Tengo pesadillas, pesadillas realmente horribles! Veo como torturan a mi familia. En unas soy un simple espectador, en otras, soy yo el asesino. Al principio me despertaba sudando con el corazón en el cuello, latiendo a una velocidad dolorosa.

Con el tiempo las pesadillas cambiaron. En estas era yo el que terminaba muerto. Despertaba justo en el momento en que en mi sueño iba a suicidarme de alguna forma: cortándome el cuello, ahocardome, rompiéndome la tráquea o ese tipo de cosas. Extrañamente el sueño coincidía con la realidad: despertaba con una hojilla de afeitar sobre mi cuello, con una almohada sobre mi cara tapando mi respiración o con mis propias manos intentando estrangularme. En cada ocasión que despertaba Julian estaba a mi lado sonriendo, desaparecía en cuanto despertaba. Es terrible. No tengo idea de cómo detenerlo.

Día 40

Apenas puedo pensar con claridad. Vi  a Julian de nuevo. Le grite y lo maldije hasta quedarme sin aliento. El reía mientras disfrutaba de lo patético que de seguro me veía gritándole a un muerto. Me preguntó que si había disfrutado las pesadillas,  confirmando lo obvio: él era el causante. Según me dijo su objetivo era mi suicidio, de ese modo yo tomaría su lugar, él seria libre. Le dije que no le daría ese gusto, él respondió: yo dije lo mismo.

Día 45:

Ya no aguanto más, llevo días sin poder dormir. No puedo salir de casa, las puestas están selladas. Vivo solo, mi problema con Julian me impidió tener amigos en un principio así que casi nadie se preocupa por mí. Mi familia vive en otra ciudad, casi siempre olvido escribirles o llamarles así que de seguro no les extraña llevar un tiempo sin saber de mí. Vine aquí a estudiar, miren lo que me esperaba.

Mi cerebro se ofusca, el suicidio parece una salida cada vez más conveniente: moriría, le haría a alguien lo que Julian me está haciendo, y al igual que él: seria libre…. claro que… no quiero morir!   Julian se ríe cada vez que me sorprende pensando así.

Día 49:

He soportado demasiado. Julian se molesto porque tardaba mucho en suicidarme y se aplico más en sus torturas. Las alucinaciones son cada vez más horribles y realistas… Por otro lado, la comida se está acabando. Si muero de hambre contara como suicidio?

Día 53:

Julian se molesto aun mas cuando descubrió mi plan de morir de hambre, al parecer solo funciona si me quieto la vida por mi cuenta. Me burle de el al ver que su plan se desmoronaba. Le dije que aguantaría sus torturas hasta que muriera de hambre, así al menos no tomare su lugar. Cuando le dije eso puso una expresión seria en su rostro, se me acerco hasta ponerse en frente de mi, sonrió y me dijo: eso lo veremos! Eres mi mejor oportunidad y no pienso dejarla pasar! Tu… tú te vas a suicidar!!!

Día 55:

Han pasado dos días. No aguante y tome agua, que patético: ni siquiera tengo la fuerza para morir de hambre o de sed. La tortura a la que Julian me ha sometido estos dos días es el equivalente a todo lo anterior y más! Ya no aguanto… voy a hacerlo.

Julian sonríe mientras me ve caminar hacia la cocina, suelta una risita contenida cuando me ve agarrar un cuchillo y una largar carcajada retumba en la casa junto con un “al fiiiiiin!” cuando clavo el cuchillo en mi estomago. El ve como me desangro, sonríe por última vez y me dice: ahora te toca a ti, buena suerte.

Dia ???

Con razón Julian me hizo lo que me hizo…esto es horrible!!!! Las torturas de Julian son nada al compararlo con lo que ahora estoy sufriendo. Tengo que terminar con esto rápido! Hay un chico nuevo en  la ciudad, al parecer puede verme, al no tener conocimiento alguno de mi existencia pasada servirá como reemplazo, no tiene muchos amigos así que estoy seguro de que me aceptara rápidamente sin hacer muchas preguntas. Es una buena oportunidad… no la dejare pasar!!!!

creacion propia

Theacher

Please wait...

2 comentarios de “Julian (II)”

¿Quieres dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.