The Holders (31-35)

Todos los capítulos | Los mejores Holders |

The Holders (Los Portadores) son una sucesión de creepypastas de rituales con 528 publicaciones principales más contenido adicional, pero puedes comenzar a leer desde cualquier parte, pues no mantienen continuidad entre sí; son capítulos individuales con formato similar.

Los Portadores (31-35)


En cualquier ciudad, en cualquier país, hay una institución de salud mental o centro de rehabilitación donde puedes tratar de conseguir un Objeto. Había 2538 de estos Objetos, pero dos mil se perdieron.

Los 538 restantes nunca deben estar juntos. Jamás.

Estas historias han sido recogidas de varias fuentes, muchas de las cuales son cuestionables, pero todas tienen un aspecto en común: cuentan la historia de una serie de Objetos, los cuales, de ser reunidos, traerán horribles consecuencias, detalles que conducen a muchos a la locura.

La veracidad de las historias siempre está en duda; así se quería que fuese. La especulación circula desenfrenada. Nadie sabe realmente si los Objetos son genuinos o si hay un número fijo de Objetos que existen en el mundo y que anhelan reunirse con los suyos. Parte de lo que hace a las historias de Los Portadores tan incitante es la posibilidad de que cualquier persona pueda ir a una institución de ayuda especial y someterse a una prueba de vigor para conseguir un Objeto.

Los Objetos, aunque poderosos y temibles, carecen de la habilidad para agruparse por voluntad propia, y se ven obligados a convocar la ayuda de ciertos individuos. Estas personas se convierten en Buscadores, con historias tan perturbadoras y detestables como los mismos Objetos. Los Buscadores han emprendido su viaje por tres razones principales: buscar Poder, buscar Reunión o buscar Separación. Sus metas son conocidas por convertirlos en villanos y monstruos, y solo podemos esperar que aquellos de corazón justo prevalezcan sobre estos seres.

Quizá haya una buena razón para que llegases a este sitio, estimado lector. Los Objetos han de estar llamando.

¿Responderás?

 

El Portador del Silencio


No hables. No suspires. Apaga cualquier dispositivo que produzca sonidos, destrúyelo si es necesario. Aléjate de tus amigos y familia, nunca los veas de nuevo. Y calla a ese maldito perro.

Dispárale a los vecinos, ellos querrán romperlo.

El silencio, ¿lo oyes? Puro y dorado, todo para ti. No hay clamor, ni bocas abiertas, o esfuerzos, siempre y cuando mantengas el silencio.

Camina a la institución. No hagas ruido y no dejes a nadie estropear tu silencio; sus puños y armas no deben detenerte.

No deben romper el silencio.

Cuando llegues a la institución, deja en el escritorio de la recepción un pedazo de papel en blanco y entonces comprenderán.

Serás llevado a las profundidades de la institución. Todo el rato arderás en tu silencio; golpeándote, enloqueciéndote. Quiere destruirte para que seas parte de ello.

¿Escuchas eso? ¿La sangre fluyendo por tus venas? Eso debe ser silenciado. Arráncate el ruidoso corazón, porque él ha ofendido y debe ser extirpado.

Continúa caminando —debes hacerlo— y sé rodeado por el silencio.

Levanta paredes y celdas para defender al silencio; crea castigos para aquellos que lo rompan.

Cuando llegues a tu celda debes hablar una vez más, pero no querrás hacerlo. Simplemente desearás mantener el silencio, tenerlo alrededor tuyo, cerca de ti. Mantenerlo por un tiempo.

Porque ese silencio es el Objeto 31 de 538. No debe ser roto.

 

El Portador de la Velocidad


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que tengas acceso. Estando en la recepción, pide reunirte con aquel que se hace llamar «El Portador de la Velocidad». El empleado debería quedarse estático. Mira a tu alrededor: si todo lo demás se quedan sin movimiento, estás en buen camino. Si no lo hacen, tendrás que intentarlo en otra ocasión.

Te darás cuenta de que los movimientos y las respiraciones vuelven gradualmente, pero con mayor dificultad; es de esperarse, ya que el aire poco a poco se queda sin movimiento. Deberás explorar cuidadosamente los pasillos a tu alrededor, pensando sobre tu primer gran error; pero estate advertido de que, si te tomas demasiado, te sofocarás.

Tu objetivo es encontrar a un niño que aún se mueve, entre todas las figuras como estatuas a tu alrededor. El niño se te acercará con una pelota, entregándotela. Pon atención a la forma en la que la pelota es entregada. El niño declarará: «Tú la das», y entonces correrá fuera del cuarto, siempre riendo.

Lo que tienes que hacer es regresar esa pelota. Ten cuidado de no ser engañado por el eco de la voz en las paredes. Mientras el tiempo pase, el aire será más difícil de respirar, requiriendo mayor esfuerzo; el calor lentamente abandonará tu cuerpo, gotas de agua perforarán tu piel. Tu visión será comprometida en tanto todo se vuelve oscuro, dejándote lentamente en sombras, e incluso la luz misma llegará a un alto eventualmente.

Es seguro que encontrarás al niño en uno de los pasillos bajo un rayo de luz; puede venir desde una ventana, una lámpara, o alguna fuente de luz similar. Deberás regresarle la pelota de la misma forma en la que se te fue entregada, e intentar escapar, dando continuidad al juego.

Si has pasado, el aire ya no será pesado. Te darás cuenta de que en cada lugar por el que corriste estará degradado en hasta un punto. Dependiendo de dónde encontraste tu prueba, tendrás que explicarte ante la administración de la institución, y de alguna forma evitar ser encarcelado.

Si fallas, el niño una vez más te regresará la bola tan pronto como la hayas entregado. Te declarará: «Tú la das», y correrá por los pasillos. Probablemente morirás perforado por la humedad del aire y sofocado antes de llegar al infante una segunda vez.

Tu nueva habilidad para encontrar cosas es el Objeto 32 de 538. Mencionar el niño a otros al principio dará lugar a desdén y ridiculización. Mencionarlo una segunda vez es invitar a tu fallecimiento a las manos de todos cuanto te escuchan. Si tienes suerte.

 

El Portador del Viento


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que tengas acceso. Estando en la recepción, pide reunirte con aquel que se hace llamar «El Portador del Viento». El recepcionista entonces se irá caminando, como si nunca hubieras estado ahí. Síguelo. Después de cinco minutos de lo que parecerá una caminata sin objetivo, el recepcionista se girará a ti y apuntará a un cuarto a tu izquierda. Entra en el cuarto. Dentro estará una pradera ancha llena de un pasto interminable largo que te llegará hasta las rodillas. De lo primero que te darás cuenta es de una briza tibia y gentil jugueteando por tu rostro. A la distancia, oirás un débil sonido susurrante. Si no oyes el sonido, corre por la puerta y ciérrala tras de ti, o la pacifica pradera se convertirá en tu lugar de descanso final.

Si el susurro persiste, cierra la puerta y esta desaparecerá. Sigue el susurro lo mejor que puedas. Después de unos cuantos pasos, un joven se alzará del pasto, vestido en ropas de granja muy simples. Este hombre solo conoce la respuesta a una pregunta: «¿Qué los llevó a separarse?».

El hombre te relatará una historia a paso lento. Una historia llena de ilusiones y decepciones, embotada por su acento. Comenzarás a sentirte cansado y quizá quieras recostarte en el pasto y dormir un rato, pero no lo hagas. Si lo haces, nunca despertarás de tu letargo.

Una vez que el hombre su parloteo, te hará una pregunta: «¿Realmente lo quieres?» El cansancio inducido por la situación te hará querer decir que no, pero resiste y toma las campanas de viento que te ofrece. La puerta por la que viniste aparecerá frente a ti, permitiéndote irte en paz.

Esas campanas son el Objeto 33 de 538. Cuando el viento hace que esas campanas suenen, otro Objeto está cerca, así como el fin de toda esperanza.

 

El Portador del Olvido


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que tengas acceso. Estando en la recepción, pide reunirte con aquel que se hace llamar «El Portador del olvido». Si el empleado te mira y traga saliva ruidosamente, síguelo a un cuarto en las profundidades del edificio, lo más adentro posible. Abrirá una puerta y te dará una mirada de terror. Si eres rudo, entra al cuarto. Si eres cobarde, corre.

Dentro del cuarto hay una silla. Siéntate en ella. Si en algún momento empiezas a sentir miedo, párate y vete. Aún eres libre de escapar. Si eliges quedarte, debes sentarte y esperar hasta que las luces del cuarto parpadeen. No te pares. No te levantes. Si no estás sentado cuando las luces parpadeen, caerás al vacío entre mundos; un bocadillo para sus grotescos habitantes.

Cuando el momento llegue, debes cerrar tus ojos inmediatamente hasta que oigas a un hombre que diciéndote que puedes abrirlos. Estarás en una mazmorra oscura, atado a la silla por una telaraña de cadenas de ébano. Alrededor tuyo habrá cabezas empaladas en estacas ensangrentadas, y parado frente a ti estará un hombre con un traje de verdugo. Míralo a los ojos; no muevas tu mirada y no muestres ni la más mínima pizca de miedo, pues si lo haces, el añadirá tu cabeza a su colección.

La única cosa que puedes decir sin ser decapitado es la pregunta: «¿Qué traerán?». El verdugo reirá con una risa inhumana, y entonces las cabezas empaladas comenzarán a hablar. Hablarán de horrores, de ejecuciones, de sus fines individuales, pero no debes mover tu mirada del verdugo o tú también hablarás de tu muerte. Eventualmente, él hablará de sí mismo y su propio final, de lo que le hicieron. Cuando termine, se quitará su capucha, revelando una cara esquelética. Con un cacareo, hará un ademán de despedida, y el lugar se zambullirá en la oscuridad.

Cuando la luz regrese, estarás sentado pacíficamente en la antecámara de la institución. En tu regazo estará la capucha del verdugo.

Esa capucha es el Objeto 34 de 538. ¿Has visto lo que traen? ¿Los detendrás?

 

El Portador del Miedo


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que tengas acceso. Estando en la recepción, pide reunirte con aquel que se hace llamar «El Portador del Miedo». Si el momento es el correcto, el empleado te llevará a un clóset sin suelo. Con una austeridad maliciosa, te arrojará en el agujero y cerrará la puerta.

Mientras caigas por el abismo no podrás sentir ningún miedo. Si lo haces, inmediatamente golpearás con el suelo espinado del foso y encontrarás una muerte grotesca. Si mantienes tu resolución, tu caída eventualmente se ralentizara y detendrá, dejándote en un cuarto bañado en oscuridad. En la oscuridad, solo debes decir una cosa: «¿Qué es su arma?».

Inmediatamente, el cuarto se iluminará. A tu alrededor estará todo a lo que más temes, y en el centro estará una criatura que tomará la apariencia de tu más grande miedo. Ni una vez podrás vacilar o encogerte frente a esta criatura, o ella te desmembrará de la forma más dolorosa posible.

Debes mirar a tu más grande miedo mientras te cuenta su historia en insoportable detalle. Te dirá de todos los miedos en el mundo, desde el más pequeño al más grande, sin escatimar nada. Cuando haya acabado, la criatura te preguntará a qué le temes. Ahora debes confesar todos tus miedos sin mirar alrededor del cuarto. Si olvidas incluso uno, serás consumido por tu propio terror, dejándote como nada más que un caparazón vacío.

Si confiesas todos tus miedos, la criatura gritará y el grito te impulsará hasta la pared detrás de ti. Cuando la onda pare, estarás enfrente del clóset por el que entraste antes, y en el clóset estará un espejo.

Ese espejo es el Objeto 35 de 538. Refleja tu más grande miedo, y esa es su arma.

Imagen de perfil de andres

Internet. Corrección por Creepypastas.com
http://theholders.org/

andres

Please wait...

20 reflexiones en “The Holders (31-35)”

  1. Fui a la institucion mental hace unos 2 o 3 años ha realizar la del holder del silencio y llamaron a seguridad y recien ayer me dieron el alta

  2. Una preguntaa…
    De que sirven los holders, recien empece a leerlos y no entiendo de q sirven, para que diablos estan?? que aportan oseaa no entiendo ._. porfis no se enojen por mi ignorancia, gracias

    1. como veran, no soy un usuario, pero he buscado a todos y cada uno de ellos y…
      mi querida arely, si quieres saber eso, ve a cualquier institucion o clinica mental en tu ciudad, pregunta por “the holder of para que sirven los holders” . el encargado te mirara con cara de desrecio, te insultara y gritara. se dara la vuelta y te conducira por un pasillo que va hacia una puerta, el la abrira para ti, y se ira.

      a penas pases por esa puerta, veras botes de basura, un vago, un asalto y una carta debajo de la puerta que dira “a chingar a otra parte… firma: el gerente :)”… jajaja no es cierto xD pero esque no se pregunta para que sirven, no notas que eso es lo que le da vida a “la saga”? jaja aaaaay… me diverti pensando en como atacarte, pero luego me senti malo y murio la inspiracion 😀 xD

        1. Son cerca de 3000 y del 120 en adelante estan en inglès, pero los originales son 539 textos.
          Luego, por la demanda comenzaron a alargar la historia y llegaron a 2538.
          Y luego Comenzaron a hacer holders incoherentes de tres renglones y sin nombre.

  3. Esta tanda de Holders es por mucho la peor de todas. La única rescatable es Holder of the Speed. La primera fue un intento fallido de variar el estilo de narración; las otras tres abusaron del estilo Holder, resultando en una trama bastante pobre y repetitiva. Le doy 4 por Holder of the Speed, sin ella, me la cagaría.

¿Quieres dejar un comentario?