De tal suegra, tal nuera

—¡Ahí está mi hijo apuesto! Madeline se apresura a abrazar a mi esposo, dejándome parada incómodamente en el marco de la puerta sosteniendo un biscocho. —¡Dios mío! Lo siento, Candice —dice Madeline arrastrando las palabras—. Sabes, cariño, en serio deberías comer más. Es como si ni siquiera estuvieras aquí. Su…

Sigue leyendo →

Las chicas ayudan a las chicas

Creo que es importante que las chicas ayuden a las chicas. Claro, es obvio, pero es cierto. Existe algo especial acerca de la manera en la que dos mujeres ebrias se pueden conocer en el baño de un club nocturno y, cinco minutos después, ser las mejores amigas. Hay unos…

Sigue leyendo →