Escondido

Todas mis historias: Tubbiefox | CP (Crea tu cuenta; es rápido)

Continuamos extendiendo nuestro repertorio de creepypastas cortos.

El piso de arriba


Cuando era niño mi familia se mudó a una casa vieja y enorme de dos pisos, con espaciosos cuartos vacíos y tablones que rechinaban. Mis padres trabajaban, así que usualmente me quedaba solo al venir de la escuela. Un día que llegaba un poco tarde, la casa todavía estaba oscura. «¿Mamá?», llamé, y la escuché decir con voz cantarina: «¿Siiiií?», desde el piso de arriba. La llamé de nuevo mientras subía las escaleras para ver en qué habitación se encontraba, y de nuevo me respondió con un «¿sí?» sostenido.

Estábamos redecorando para ese tiempo y no sabía ubicarme entre ese laberinto de habitaciones, pero ella estaba en una de las más alejadas, al final del pasillo. Me sentí intranquilo, pero supuse que era normal y me dirigí a ver a mi madre, sabiendo que su cercanía apaciguaría mis miedos. Justo cuando tomé la perilla para entrar en la habitación, escuché la puerta principal abrirse y a mi mamá decir: «Cariño, ¿estás en casa?», con una voz alegre. Di un salto hacia atrás, sobresaltado, y corrí hacia las escaleras para ir con ella; pero cuando volteé desde los primeros escalones, la puerta de esa habitación se abrió lentamente haciendo un quejido. Por un breve instante, pude ver algo ahí dentro. No sé lo que era, pero me estaba mirando.

 

El Camino Sin Fin


En Corona, California, hubo una vez una carretera conocida por la mayoría de los lugareños como «El Camino Sin Fin». Específicamente, el nombre verdadero de la carretera era «El Paso de Lester». Hoy día, más de veinte años después, el terreno de Corona ha cambiado, y El Camino Sin Fin ya no lo sigue siendo. Sin embargo, hace algunos años, El Paso de Lester era un camino sin alumbrado público que las personas aseguraban que nunca terminaba cuando se cruzaba por la noche. Tampoco se volvía a saber de las personas que hacían tales recorridos por el camino.

La leyenda se volvió tan famosa que todos se rehusaban a conducir por El Paso de Lester hasta por el día. Una noche, como muchos adolescentes de mi edad, conduje por esa carretera, pero solo algunos kilómetros, y con los focos de mi auto sí daba la impresión de que nunca terminaba. Asustado, rápidamente decidí regresar; de haber continuado el camino seguramente nunca habría regresado.

Los reportes de personas desaparecidas llevaron a la policía local a investigar. El Paso de Lester se dividía en un segundo camino para el final y no había barandillas que lo cercaran. Más allá del segundo camino había un cañón, y al otro lado de este había otra carretera que se alineaba tan perfectamente con El Paso de Lester que, al verse desde el ángulo correcto, especialmente de noche, el cañón desaparecía de vista y la carretera parecía continuar al otro lado. Tras haber investigado el cañón, fueron encontrados varios autos que cayeron a su perdición, con los cadáveres descompuestos de las víctimas aún atrapados en sus asientos.

 

El maletín


Un día de verano en Nuevo León, México, una mujer se detuvo en una estación de gas. Mientras el empleado llenaba el tanque, la mujer le comentó que iba apurada porque tenía que recoger a su hija de clase de arte.

Un hombre vestido formalmente se acercó a su auto y comenzó a hablar con ella. Le explicó que su auto rentado se había descompuesto y que tenía que atender unos asuntos en Monterrey. Ella le dijo que estaría encantada de llevarlo. El hombre metió su portafolio en la cabina trasera y dijo que iría al baño rápidamente.

Tras un par de minutos, la mujer miró a su reloj y entró en pánico. Condujo de vuelta a la carretera, olvidando que el hombre volvería para acompañarla.

La mujer no se acordó de él hasta que su hija se había subido al auto. ¡Notó el maletín y se dio cuenta de que lo había olvidado! Lo abrió esperando encontrar algún tipo de identificación o medio de contactarlo para que pudiera regresarle sus pertenencias. Lo único que encontró fue un cuchillo y un rollo de cinta adhesiva.

 

El viaje en metro


Vivo en el Reino Unido. Una compañera de trabajo se enteró de esto por su novio. Él trabaja con alguien que le contó que la amiga de su hermana se subió al metro para ir a su casa hace algunas semanas. Cuando entró notó que había cinco filas de asientos vacíos, excepto por la última fila, que tenía a tres personas. Como le dio un poco de miedo, se sentó en el lado opuesto a estas personas, a varias filas de distancia. Se acomodó y dirigió su mirada a la mujer que venía con los hombres, quien la veía fijamente.

Sacó su libro y comenzó a leerlo, pero cada vez que volteaba a la mujer esta parecía seguirla viendo. El metro se detuvo en la siguiente estación y se subió un hombre; observó detenidamente el interior del metro, la vio a ella y a las personas en el lado opuesto y se fue a sentar con ella. En tanto el metro partía a la siguiente estación, el hombre se inclinó hacia ella y le susurró en el oído: «Si sabes lo que te conviene, te bajarán en la siguiente estación conmigo». Ella estaba helada, pero supuso que lo mejor sería hacerle caso, pues en la siguiente estación habría bastante gente.

Llegaron a la estación y ella se bajó con el hombre, quien empezó a decirle: «Gracias a Dios. Lo siento, no quise asustarte, pero tenía que sacarte de ahí. Soy doctor, y la mujer sentada en los últimos asientos estaba muerta, y los dos hombres a su lado la habían arreglado». De acuerdo al tipo que contó la historia, la chica y el doctor llamaron a la policía, quienes detuvieron el metro en la siguiente estación.

 

Escondido


¿Por qué lo haces? No sabes por qué, pero lo haces. Te aseguras de que las ventanas estén bien cerradas, revisas al otro lado de la puerta, y tu armario… incluso miras debajo de la cama. ¿Por qué haces eso? ¿Acaso abrir la cortina de la ducha y ver que no hay nada ahí te hace sentir seguro? ¿Acaso escudriñar el área con tu vista luego de leer una historia de terror te hace sentir tranquilo?

Pues, no debería.

Porque para el tiempo que has mirado, yo ya me he escondido.

Imagen de perfil de CP

Traducciones mías

CP

Rating: 9.06. From 343 votes.
Please wait...

58 thoughts on “Escondido”

  1. Para los q no entendieron la eegunda; ella iba a llevar a un hombre al mismo destino q ella, y se lo olvidó, llevándose así su maletín, y cuando se dio cuenta del maletin, lo miro y vio que si lo llevaba,iba a tener un horroroso final, porque ahí se encontraba cinta para taparle la boca y un cuchillo, bueno, ya sabemos para que…

    1. los dos hombres llevaban un cadáver, pero lo arreglaron para que pareciera una mujer normal, y la chica que se subio sintió que la chica muerta la veía (pero no sabia que estaba muerta) y el doctor que se subio con la chica también vio a los dos sujetos agarrando el cadáver, solo que el al ser doctor, sí se dio cuenta que la mujer entre ellos estaba muerta por eso le dijo a la protagonista que bajara discretamente para no asustarla y para que los tipos estos tampoco les hicieran nada . . . bueno así lo entendí yo

  2. ¿Por qué lo haces? No sabes por qué, pero lo haces. Te aseguras de que las ventanas estén bien cerradas, revisas al otro lado de la puerta, y tu armario… incluso miras debajo de la cama. ¿Por qué haces eso? ¿Acaso abrir la cortina de la ducha y ver que no hay nada ahí te hace sentir seguro? ¿Acaso escudriñar el área con tu vista luego de leer una historia de terror te hace sentir tranquilo?
    Pues, no deberías.
    Porque para el tiempo que has mirado, yo ya me he escondido.

  3. Erik Laiho, si era que la madre llamaba a su hijo para cenar, y que el peque iba subiendo las escaleras cuando unas manos los jalaron y le dijo:
    tranquilo hijo, soy tu madre, y yo tambien e escuchado eso.

    1. leiuna parecida a la tuya y era de que la hija estaba en un cuarto de su nueva casa y que ella escucho que su mama le habia hablado de la cosina y que la hija se levanto rapidamente porque a su mama no le gustaba esperar y que cuando iva bajando las escaleras sintio que dos brasos la jalaron y resulta ser la mama que la jalo de el otro cuarto de arriba y le dice a su hija “no bajes yo tambien lo escuche”

  4. Otro final diferente es que llega alguien y era la mama y dijo hijo me puedes ayudar?
    Luego de un cuarto sale una mano y se mete al armario y era su mama y le dice ” yo tambien lo escuche”

      1. Pero, ¿y si el hombre pensaba hacerle daño a otra persona y sólo estaba usando a la mujer como ‘medio de transporte’? No sé, yo pensé en eso también.

  5. el piso de arriba :S … con eso relato descbri que sufro de incontinencia xD jajajaj la verdad excelente al igual que la de cuchillo en el maletin… wowww y escondidooo … excelenteess todasss

    1. yo ya lo había escuchado pero de diferente forma..resulta que la madre de abajo llegaba y le decía que ya había llegado y la cena ya estaba lista mientras la de arriba le decía que le ayudara a levantar algo y lo demás no recuerdo :p

      1. wow encerio
        la que sabia era que el hijo si abrio la puerta y la mama de el cuarto estaba dandole la espalda cuando de pronto llega la mama y le grita que ya habia llegado

  6. Todas las versiones que leo de “El piso de arriba” siempre me ponen nervioso >__<

    Me gustaria ver un cortometraje o una pelicula de ese tema…

    No acostumbro postear pero eso de "Sin comentarios. Sólo, como alma en pena" me hizo sentir mal por el post T_T

¿Quieres dejar un comentario?