El ser extraño.

Tiempo de lectura: Cerca de 5 minutos.

Recuerdo poco de mi infancia… tan solo algunos eventos que con anhelo quisiera que jamas hubieran sucedido…y creo que te contare uno… Creci con mi madre mis hermanas y mi padre, hable desde temprana edad como cualquier niño o niña, pero se podría decir que fui diferente en uno que otro aspecto, siempre fui una persona muy analitica e inteligente, por lo que hablaba de forma clara y coherente, pero no siempre es bueno ser así con pocos años de vida, pues también tenia mas amargura y madurez que cualquiera de mi edad cosa que aún persiste… Cambiamos de hogar y quedamos instalados en una pequeña casa en cierta zona escolar.

No teniamos ninguna casa a nuestro alrrededor debido a que esta se encontraba dentro de una escuela, casi enfrente, la unica manera de salir era caminar varios metros hacia el gran porton de alambres oxidado que daba a la salida. Puedo recordar algunas cosas de cuando llegue por primera vez a la que seria mi hogar por unos años, mi primera impresión fue el hecho de que se encontraba casi aislada de no ser por la vieja escuela, que en dias de clases se llenaba de los gritos y risas de niños, que parloteaban y jugaban incesantes en las horas de la mañana, cuando estos partian a sus casas quedaban ratos de silencio, hasta que en la noche se llenaba de universitarios de toda clase con su ropa casual y charlas con amigos, pero cuando era fin de semana o dias festivos de llenaba de un intenso silencio y oscuridad sepulcral, en la que seria mi habitanción no habia mas que polvo y ciertos trazos y dibujos infantiles en las paredes, ubicada al lado de la pieza de mis padres, la cocina y la sala no eran muy grandes mas bien eran una sola, el baño era viejo y feo con paredes desteñidas ya sin color, la puerta de entrada estaba al mismo nivel.que la del patio trasero haciendo que al estar en esta pudieras tener vista hacia el patio el cual estaba lleno de maleza y vegetación llena de ratas y animalles que hicieron nuestra vida imposible durante nuestra estancia allí, mi mejor opinión seria decir que pudimos divertirnos en el gran patio escolar con arboles y mucho mas..

tuvimos una infancia con privilegios no por tener mucho dinero si no solo por saber divertirnos y compartir. A mis a mis cuatro años de edad mi padre trabajaba y mamá domía, ya era tarde mis hermanas y yo nos encontrabamos en el porche sentadas frente a la escuela con su oscuro y acostumbrado silencio.
Por un momento perdi la noción del tiempo, mientras atardecia observe como a lo lejos desde un árbol al cual llamabamos “el árbol de la bruja” se aproximaba un gato negro, eso no me parecio nada de otro mundo hasta que empezo a venir hacia nosotras ferozmente, quize reaccionar y gritar pero no salio de mi boca sonido alguno, lo intente de nuevo y mis hermanas lograron oirme, entre a la casa y ellas imitaron mi acción corriendo, todas las puertas estaban cerradas y tambien las ventanas de nuestra pequeña casa, olvidamos esto y nos sentamos en la sala a comer las golosinas que teniamos de una anterior fiesta infantil a la que fuimos dias atras…

la electricidad se fue de manera repentina y nos quedamos sentadas en la oscuridad mientras mami aún dormia, del gabinete de la cocina salio el gato negro, nuestra repentina reacción fue gritar aterradas despertando a mamá, quien saco al gato como si nada, creo que eso es lo bueno de las madres no se alteran facílmente…

Meses despues papá y mamá salieron de compras, sali corriendo tras ellos para despedirlos en el gran porton oxidado, era mediodia, como de costumbre nos sentamos a jugar en el porche mientras el sol y las horas pasaban, nuevamente perdi la conciencia como si me quedara dormida con los ojos abiertos, tuve ganas de ir al baño, no me era dificil solo me levante del suelo con flojera y entre…no pude dar mas que unos tres pasos dentro de la casa cuando pare totalmente al ver algo desde la puerta de entrada donde me ubicaba pues lo que estaba en mi visión era inexplicable senti la boca seca, que mi sangre se helaba y un escalofrío recorrio mi cuerpo no podria decir si era miedo o una impresión grande de esas con las que pierdes el aliento y el color de la piel quedando tan pálido como el papel, mi corazón no empezo a latir descontroladamente, no, mas bien se paralizo… es imposible describir aquello que vi pero para no dejarte frío lo intentare:

no era humano, no era un animal que yo conociera y se mucho de animales de eso tengo seguridad, eras mas grande que yo , su piel era gris, sin pelo, su cuerpo tenia una forma curva, cuadrupedo, no era un primate, ni un roedor, ni ninguna clase de perro lo sé por su rostro, su mirada…tenia un rostro humano con ojos grandes y saltones inyectados en sangre, nariz, boca, orejas todo lo que indicaba que era una especie de humaboide, y caminaba en cuatro patas pero de una forma peculiar que duro unos pocos segundos pues paro en la puerta, quiza yo habia interrumpio su proposito de entrar del patio trasero a mi casa, mostro impresión al verme, el me observo intensamente por unos segundos aunque senti que fue una eternidad, esta cosa, sea lo que fuera estaba tan impactado como yo, por lo menos eso pense pues su rostro era casi humano. Hice ruido golpeando el suelo con mi pie para lograr alguna reacción de parte de él, inmediatamente el ser arrugo su rostro con una expresión entre agresividad y miedo, retrocedio con su extraño caminar parecido al de un felino, hasta que desapareciendo de mi vista hacia el patio. En este momento reaccione, con mis ojos bien abiertos, tratando de buscar una respuesta logíca para lo que habia pasado. Desde allí empeze a sentir miedo, me di cuenta de que lo que habia visto no era normal en ningún sentido… corri al porche con mis hermanas ellas parecian no haber notado nada, ni siquiera mi ausencia, se los conte pero lo unico que les dije fue haber visto una gran rata muy extraña, se los conte a mis padres y obiamente no lo tomaron muy en cuenta. Esto era algo de lo que no hable hasta ahora, pues a mis cuatro años ¿a quien podria interesarle? me pregunte muchas veces que o quien era aquel ser, sentía temor de ir al patio, la oscuridad me angustiaba, me deprimia, me hacia llorar, como si algo en mi me dijera “ten miedo…. no vayas sin compañia… no juegues en la oscuridad… no mires alla… nadie te protegera…
¿Sabes? creo que ese día perdí la ganas de ir al baño…

hecho real.

The Joker

Rating: 9.75. From 4 votes.
Please wait...

1 thought on “El ser extraño.”

¿Quieres dejar un comentario?