El perseguidor

Tiempo de lectura: alrededor de 2 minutos.

Precaución: No veas los comentarios hasta haber leído.

El perseguidor


Esa noche, las últimas franjas de luz pálida se debilitaban en la vastedad de la ciudad. Las calles, aún húmedas por la lluvia reciente, destellaban tenuemente. El alumbrado público no había cobrado vida, y las calles permanecían suspendidas en ese apasionante momento desenfocado entre la luz y la oscuridad.

Iba camino a mi casa luego de lo que había sido un día de trabajo difícil, dejándome exhausto y desalentado. Daba pasos largos; mis manos iban recogidas en mis bolsillos a manera de puños, enterrados al fondo de la tela. Hacía frío. No un frío mordaz; uno asesino. Un frío que deslizaba sus níveas manos trepando ligeramente tu piel. Murmullos de tacto que ocasionaban piel de gallina y sospecha. Pude sentir mi ritmo cardíaco acelerarse, mi aliento agitarse.

Me detuve —ojos sellados— y escuché el crujido ahogado de una pisada detrás de mí. Luego nada.

Alguien me seguía.

Me preparé para salir corriendo, con todos los resortes y engranajes girando, y ahora era inconfundible. Definitivamente tenía a un perseguidor. No miré atrás, solo corrí. Mi pie golpeó fuerte el pavimento, chirriante. Corrimos juntos, mi perseguidor y yo; un baile maníaco de alto riesgo. Por carreteras, callejones y sobre latas de basura. Al final, llegamos a mi calle. Salté apoyando el brazo sobre una valla, atravesé un patio. Llegué a mi entrada; una inspección frenética de mis llaves. No lo dudaba, si solo podía llegar a mi sótano antes de ser capturado, estaría sano y salvo en casa.

Corrí a la puerta de mi sótano, empujándola de su marco, y luego recorrí las escaleras saltando los dos últimos escalones antes de ocultarme en las sombras.

Mi perseguidor detuvo su ritmo en tanto se acercó a los escalones de mi sótano; con cada pisada, descendía todavía más hacia el brillo turbio. Un débil rayo de luz que caía resplandeciente desde la entrada del sótano me permitió ver la mano de mi perseguidor cepillando y palpando su camino a través de la gélida pared del sótano, buscando el interruptor de la luz. Escuché cada aliento que tomaba —irregular, pesado y húmedo—.

Cuando su mano descubrió el interruptor, lo encendió prontamente.

Vi cómo el hombre en uniforme azul se detuvo en su lugar, congelado por el terror mientras su mirada barría la habitación. Desde las paredes teñidas en sangre, al congelador cruento en la esquina, hasta lo que quedaba de mi última cena en la mesa quirúrgica.

No me escuchó acercarme detrás de él, pero debió sentir el bulto palpitante en mis pantalones cuando vacié una jeringa entera en la carne de su cuello.

«Bien, oficial —susurré en el oído del policía mientras su cuerpo se desplomaba—, parece que ha resuelto el caso».

Una sonrisa despiadada reptó a lo largo de mis labios.

Imagen de perfil de Tubbiefox

Traducción mía
http://www.creepypasta.org/creepypasta/the-pursuer#read

Tubbiefox

Administración de Creepypastas.com

Rating: 9.18. From 122 votes.
Please wait...

12 thoughts on “El perseguidor”

¿Quieres dejar un comentario?