Agujero en el techo.

Hoy en la mañana, al despertar, sentí como un aliento extraño resbalaba por mis oídos. Una sensación de angustia llenaba mis ojos, y un fingido colapso de cansancio me oprimía el pecho.
Sé que mañana esto se repetirá, al igual que pasado y pasado, y yo, loco por dentro, sin ningún lugar para esconderme de esta miseria me lanzaré a por el descanso.

Solo en mi habitación, imagino pasar un barco sangriento por el techo. Lo veo surcar las esquinas, lo veo sumergirse, veo a sus marineros gritar y pedir ayuda, veo sus cuerpos a la deriva, veo sus carnes trizadas por el contundente choque entre las rocas. Frente a toda esta sanguinaria escena, disfruto ver algo fuera de lo común:

Es un agujero.

Un simple portal al infierno. Veo como se abre, de a poco se extiende. Se traga el techo, y con él, el barco.
Se tragó ese velero donde era yo el capitán. Más allá del cielo, se ha expandido un horizonte. Una colina de sueños y cuerpos sucios llenos de bilis adornan el mítico paisaje. Aquél agujero sigue elevándose, continua enardeciendo mis emociones, crece. Pero a la vez, siento que me susurra. Veo pasar luz tras él. ¿O será una gota de incendio? ¿O quizás el reflejo del abismo de mi mente?

A veces cuando lo vuelvo a mirar, siento la sensación de que también me estoy extendiendo con el cielo. Me acerco a las nubes, y ellas tratan de ahorcarme. Se aproxima el sol, y más allá, la luna muerta de la risa piensa en quitarme la cordura.

Cierro los ojos. Hay un flash back en mi cerebro. Ahora emerjo al espacio, veo las estrellas, y mi cerebro explota por tanta presión. Luego de eso, tranquilamente, petrificado en mi cama, sin respirar y sin parpadear, veo fijamente aquel agujero. Veo como éste me observa.

El usuario que envió el post no ha proporcionado información sobre la fuente.

elescritormaldito

Please wait...

¿Quieres dejar un comentario?