¿Quieres jugar?

Tiempo de lectura: Cerca de 2 minutos.

Este relato esta en formato diario, es la continuación de mi primer creepypasta »¡Vamos a jugar! ¿si?», por favor disfrútenlo:

Querido diario:
Nunca fui muy demostrativa. A pesar de ser una chica de tan solo 12 años de edad, siempre tuve un »corazon de piedra» con mis compañeros de clase. La gente que me conocía siempre decía eso, incluso mi madre.
» Deberías apreciar más a tus compañeros, porque ellos te aprecian» Mamá siempre decía eso. ¡Mentiras!. Jamás me apreciaron, ¿por qué me obligan a hacerlo?. Debo decir que esos comentarios me hacen enfadar mucho, tal vez algún día no logre controlarme.

Querido diario:
Hoy conocí a una chica camino a la escuela, se llama Lucille. Es una niña muy buena, es mi primer amiga . Me contó que tuvo solo dos amigas en su vida y se siente muy sola. A pesar de traer un uniforme diferente al de mi escuela, quiere que seamos amigas.No estoy segura de poder aceptar eso, es de otro colegio.

Querido diario:
Soy su amiga. Es tan buena. Me siento feliz al lado de ella. Pero no se porque insiste en que escape con ella y sus otras amigas. No planeo aceptar su propuesta. Ahora que lo pienso,  ¿no tiene otras amigas? ¿para que me quiere a mi?
En el colegio he hablado de Lucille. Las profesoras me dijeron que no reconocen ningún uniforme como ese. Su uniforme es una chaqueta blanca con abrojos a los costados, pero ella los deja sueltos, no los abrocha nunca. También tiene unas manchas muy curiosas de color rojo, pero no me atrevo a preguntarle la causa de ellas. Tiene una hermosa pollera roja escocesa, me gusta mucho.

Querido diario:
No la veo hace mucho tiempo. De alguna forma todo ha empeorado. Me molestan todos. Mis compañeros, mis maestras e incluso mi familia. Quiero….. no, deseo profundamente verla de nuevo.

Querido diario:
¡Ella ha vuelto! Estoy tan feliz. Le he preguntado porque no me ha acompañado a casa como siempre. Me ha dicho que tenia asuntos pendientes.

Querido diario:
Desde que volvió Lucille  todo ha mejorado. Hoy, la mitad de la clase ha faltado y nadie pudo molestarme. La profesora ha dicho que recemos para que vuelvan nuestros compañeros. ¡Jajaja!. Que no piense que lo haré. Lucille no me ha acompañado a mi casa. Solo la vi en la puerta de mi casa. Me sonrió y se fue. Cuando entré mi madre no estaba. No me preocupó, porque ella nunca está para mi.

Querido diario:
Lucille ha cambiado. Hoy la volví a ver. Tiene una mirada muy siniestra. Tengo un poco de miedo. Pero ella es mi amiga, así que estoy feliz. Mi madre no ha vuelto.

Querido diario:
Hoy la vi otra vez. Me dijo que estoy en peligro. No le creía, hasta que atravesó un poste de luz. Estoy horrorizada.
Mi comida se acaba, mi madre y la mitad de la clase no vuelven, ni siquiera tengo a mi padre, el esta muerto.  Desearía que no lo esté, tengo hambre.

Querido diario:
Mi maestra nos ha dicho a todos que la mitad de la clase estaba desaparecida. Hoy los encontraron. Eran trece compañeros. Ya están muertos. Tengo miedo. Hoy no vi a Lucille.

Querido diario:
Hoy la vi. Me ha dicho que la espere esta noche en mi casa. Le he contado a mis profesoras. Me han tratado de loca. ¡Pero es verdad!. ¡Yo la vi con mis propios ojos!.
Estoy muy asustada.

Querido diario:
En este momento estoy en mi habitación. Lo presiento, ella esta llegando.
Deseenme suerte.

Querido diario:
¡Estoy muy feliz siendo su amiga! . Pero me pregunto, ¿quieres jugar con nosotras?

Creación propia

Yeyu

Please wait...

7 comentarios de “¿Quieres jugar?”

¿Quieres dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.