60 Segundos

Despertó y vio una pistola apuntando hacia ella. Se congeló del miedo y solo atinó a mirar fijo al cañón.

–          No te muevas ni hables.

Al lado derecho de Sandra estaba Axel, su novio. A su Izquierda, Sonia, su madre. Y en frente de ella, Leo, su Ex.

Los tres estaban de rodillas, amarrados de pies y manos. Leo tenia un arma en sus manos y apuntaba hacia los tres, con el dedo en el gatillo y sudando a sobremanera.

–          Leo… suéltanos, suéltanos ya – Susurró Sandra

–          Tu no hables, perra.

–          ¡No le hables así a mi novia infeliz! – Gritó un desesperado Axel, a lo que Leo respondió con un cachazo en la quijada. Sonia solo miraba la escena en silencio, sollozando en su lugar.

Leo miró a los tres con cara de satisfacción y carraspeó un momento.

–          Tu madre, mí odiada Exsuegra. Gracias a tu noviecito ya no pasas mucho tiempo en casa, ¿no es así?

–          No es así, Leo…

–          Usted no hable, señora. No intente tapar el sol con un dedo. Jajaja, lo amas mucho, ¿cierto?

–          Eso no te incumbe, asqueroso…

El cachazo fue para Sandra esta vez. Sandra lloraba y sangre salía de la pequeña herida. Los tres, amarrados, impotentes, sometidos. Leo los tenía bajo su estricto control. Leo se acercó a Sandra y comenzó a lamer sus labios, apuntando a la sien en todo momento. Luego se alejó y  miró nuevamente a los tres.

–          Escúchame, perra. Tienes un minuto antes de que tu Noviecito sea eliminado ante los ojos de tu madre y, por supuesto, de los tuyos. Tan solo dame un motivo que me convenza, y seguirá viviendo. Si no es así, pues… ya lo sabes.

Axel abrió los ojos sorprendido y tragó saliva. Sandra en silencio movía la cabeza.

–          60 segundos.

–          No puedes hacer esto, Leo, lo nuestro murió, ya pasó, ¿no lo entiendes?

–          Lo entiendo a la perfección, pero digamos que soy un mal perdedor. Si no me hubieras jodido con este infeliz…

–          ¡Jamás te fui infiel, por la mierda! Me abandonaste, cambiaste, ¡Nunca me hiciste saber que era lo que te pasaba por la cabeza!

–          ¡Pues pregúntale a tu madre! ¡A tu familia, quienes me hacían la vida imposible! Te

Quedan 50 segundos…

–          No, nunca fue así hijo…

–          Usted cállese señora, podría matarla de un solo disparo, pero no es mi estilo. 45 segundos.

–          No, espera… Tú sabes que siempre estuve ahí, siempre te pregunte, siempre quise saber…

–          Aun así sabias pero no hacías nada. Y lo único que quería hacer era amarte… ¡Y aparte de eso me traicionas!

–          No, no digas eso…

Leo apretó los dientes y golpeo a Axel en la cabeza. Las mujeres gritaban y Leo hacia lo mismo, mientras se agarraba la cabeza con ambas manos. Desesperado y triste, que ganas de apretar el gatillo, es solo un disparo, una bala y listo,  es tan, pero tan fácil… pero no. Apuntó a la Cabeza de Axel y tomo aire.

–          30 segundos, perra.

–          ¡Solo dime que quieres! ¡¿Qué te pida perdón de rodillas?! ¡¡Eso es lo que quieres carajo!!

–          ¡¡Reconoce tu infidelidad, asquerosa!! Reconócela… solo hazlo… 20 segundos…

–          Yo… me sentía tan sola…

–          Hija, no… ¡Harás que se vuelva loco!

–          ¡Cállate mamá, ya no puede estar más loco de lo que ya esta! Mírame, Leo, mírame a los ojos… ¡Mírame a los ojos, mierda!

Leo miró tímidamente a los Ojos Azules de Sandra, mientras tambaleaba y bajaba el arma.

–          Si me amaste y recuerdas lo que fuimos… no me hagas esto, por favor… sabes que siempre estaré allí…

–          Lo… lo se… te recuerdo cada día, cada puto día… desde hace dos años, cada día y cada noche… Pero te quedan 10 segundos perra- Dijo Leo mientras pasaba de las lágrimas a una maquiavélica sonrisa.

–          Leo, no hagas esto… ¡no! Ya te dije todo…

–          Nueve

Sandra se movía desesperada intentando hacer algo, pero Leo amenazaba con la Cacha de la pistola.

–          ¡Suéltame y pelea como los hombres, carajo! ¡Uno contra uno, a ver cuanto me duras!

–          No me hagas reír, niño Bonito. Siete

–          Leo, no hagas esto… volveré contigo, lo que sea, pero no mates a nadie…

–          Jajaja, no lo hare… pero el tiempo aun corre. Cuatro.

–          Pero que…

–          Tres…

–          Quieres decir…

–          Dos…

–          …Con eso, Leo… Leo, ¡Leo maldita sea!

–          …uno.

Silencio. Leo cargó el cartucho y apunto a la sien. Su propia sien.

–          Aun te amo, Sandra… pero ya no puedo vivir sin ti…

El Impacto reventó el cráneo de Leo, esparciendo pequeñas porciones de sangre y cerebro por todo el lugar.Un silencio siguió a la confusa escena. Sandra no entendía nada, menos Axel, quien ya se había orinado pensando que iba a morir.

–          Pero… pero… él dijo…

–          Él Dijo que mataría a Axel frente a tus ojos… – Dijo Sonia, mientras se desataba los pies- …pero no dijo que lo haría él precisamente.

Axel y Sandra veían atónitos como Sonia se ponía de pie y tomaba el arma de Leo. Miró de reojo a Axel y lentamente levantó el arma, dispuesta a apuntar.

–          Mamá… mamá, ¿que haces? Ven y desátanos…

–          Lo haría, pero tuviste 60 segundos para elegir, mi vida.

Sin hacer caso a los gritos de su hija, y terminando el trabajo, Sonia miró con amor el cadáver de Leo y disparo en la cabeza de Axel, esparciéndola por todas partes.

–          Mamá… – Sollozó Sandra.

–          Él te amaba, hija. Te amaba en demasía, tanto como para apagar su vida por no compartir con la tuya.

El arma apunto esta vez hacia Sandra. Ella solo se dignó a cerrar los ojos entre llantos ahogados.

– Ahora aprenderás lo que es estar solo en esta vida…

Y el balazo perforó el mentón de Sonia,  apagando su vida inmediatamente.

La triste paradoja; encontrara la salida a la muerte, estando rodeado de ella.

Sandra se quedó amarrada, cubierta de sangre, rodeada de tres cadáveres… y sola.

 

 

Imagen de perfil de jose21

El usuario que envió el post no ha proporcionado información sobre la fuente.

jose21

José Idiel Monsalve, nacido un 17 de Noviembre de 1989, se considera un fán acérrimo de la música, los video juegos, la escritura y el deporte. Actualmente como Vocalista de la Banda "Garage", Trabaja en su primera Novela, mientras divide su tiempo entre su trabajo y pasiones.

Rating: 8.37. From 95 votes.
Please wait...

30 thoughts on “60 Segundos”

    1. No es difícil de comprender. Al parecer el “fantasma” de Leo (luego de suicidarse frente a ellos) poseyó a la madre de Sandra y así mató al novio, luego hizo que el cuerpo de Sonia se suicidara para dejar sola a Sandra y así hacerle sentir lo mismo que sintió su ex-novio cuando cortaron.

  1. Por favor, que buena creepypasta!!! De principio a fin, atrapante, intrigante, violenta. No necesita nada más, y hasta tiene la duración perfecta. Que gran trabajo has hecho José!!!
    5/5, sin dudarlo

  2. No me gustó. Lo cual es bueno. Porque lo que no me gustó fue la historia. Me dio rabia. ¡Que ganas de vaciar el cartucho en… no sé quien! Eso es lo que no me cuadra. No sé a quien dirigir mi coraje. La redacción buena, como siempre. Quizá la palabra ‘perra’ parezca fuerte o inadecuada para algunas personas, pero es la correcta para el caso. En fin… Saludos, José.

  3. Que triste final. La verdad me declaro admirador tuyo.

    p.d es una simple duda y no sabia donde mas preguntar, para entender mejor la situación, en realidad que es un creepypasta y que diferencia existe entre estas y las leyendas.

  4. Oww, ¡ese final no D:! Iba excelente todo y luego ese final… Sigh u_u

    Ahora te haré una corrección ortográfica nivel avanzado, porque si para redactar te has vuelto tan bueno, no te podes quedar atrás en lo técnico.

    Para los diálogos usas la raya o guión largo (—), nunca este -> -. Y nunca dejas espacio entre la raya y el diálogo, aunque Word te diga lo contrario (te lo marca como error cuando van signos como ¿? ¡!). Se puede sacar manualmente: http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20090219131058AAZjBoJ. Si te pasa como a mí, y manualmente no te funciona, lo copias y lo pegas (ctrl c, ctrl v).

    “Apuntó a la Cabeza de Axel y tomo aire”, “Leo miró tímidamente a los Ojos Azules de Sandra, mientras tambaleaba y bajaba el arma”. En todos tus relatos siempre pones palabras aleatorias con inicial mayúscula. Supongo que sabes que es incorrecto, por eso te pregunto, ¿por qué lo haces?, ¿hábito :B?

    Uso del prefijo “ex”: http://verbiclara.wordpress.com/2008/11/18/uso-correcto-del-adjetivo-ex/

    Sólo lleva acento cuando sustituye a solamente. “Sólo lleva uno” = “Solamente lleva uno”. No lleva acento cuando sustituye a soledad. “Estoy solo”.

    Aún lleva acento cuando significa lo mismo que todavía.

    Nunca pongas “jajaja” en diálogos. Cuando un personaje ríe, es mejor narrarlo, antes del diálogo, o como acotación al final, o entre diálogos.

    “Solo dime que quieres! ¡¿Qué te pida perdón de rodillas?! ¡¡Eso es lo que quieres carajo!!” Allí, el primer “qué” debía tildarse. No sólo cuando va en pregunta se tilda, sino cuando funciona como interrogante. Cuando van más de dos frases seguidas y entre signos de interrogación o admiración, si guardan similitud entre sí o son una continuación de la anterior, van separadas por coma y la que le sigue a la coma no comenzará con mayúscula. Si son preguntas de contexto diferente, sin coma y con inicial mayúscula. Aquí debió ser:

    “¡Sólo dime qué quieres!, ¡¿que te pida perdón de rodillas?! ¡¡Eso es lo que quieres carajo!!”

    Y ya. Cuidado con los acentos.

  5. Muy buena, muy buena. Como siempre digo, es un agrado leer tus “creepynovelas”. No puedo decirte mucho, solo que la disfruté en demasía 5/5 y a favoritos.

    Eso si tengo un reclamo, envié la creepy para revisión, pero todavía no se publica. No aparecían pendientes ni el espejo ni esta creepy, pero aún así salieron antes que la mía y las otras que todavía esperan.

¿Quieres dejar un comentario?