Perro encontrado

—Maldición, Nalgadas —exclamé mientras daba mi décimo recorrido por el vecindario.

Mi novia no estaba muy alejada, haciendo su mejor esfuerzo por para llamar al estúpido animal con su voz más dulce y cantarina, añadiendo algunos chasquidos de lengua por si acaso.

Continue Reading →

El monstruo bajo la cama

Mi hija, Katy, tiene seis años y una imaginación hiperactiva. Solía arrastrarse con frecuencia bajo nuestra cama por la noche, contándonos acerca de los monstruos en su habitación.

Continue Reading →