Los Orgasmos de la noche

Tiempo de lectura: Cerca de 7 minutos.

           Todas las historias desde que puedo recordar han terminado con un final feliz, pero esta es especial,mi nombre es elisa y esta es mi historia.

            todo comenzó una noche de sexo con lo que yo llamaria un amante a medias. Era joven sin preocupaciones vivía sola y la única compañia que tenìa en las noches mas frías era la de un hombre cuyo nombre ya eh olvidado, lo cierto es que solo recuerdo las sensaciones que sentíamos los dos estando tumbados en mi cama, recuerdo sus gritos de satisfacción cuando estaba completamente dentro de mí, su carne recostada contra la mía hacia que todo mi ser  se inundara de nuevo en placer.

             Siempre que mi carne y su carne se fundìan en el seño de la noche recordaba echar mi cabeza hacia atràs con el fín de ver la luna en la lejania la cual me hacia pensar en  unos ojos los cuales solo podìa precenciar en mis constantes sueños, para mí ese hombre que tenía debajo de mis piernas solo era un objeto de satisfacción que me hacía sentir como quería y donde quería sin hacerme preocupar por nada, solo era yo y un mar de infinita pasión. La verdadera razòn de mis pesadillas y temores comenzaron una noche en la que normalmente me sumergía en uno de mis continuos orgasmos por sus increìbles felaciones, recuerdo ver gemido de tal manera que todos mis sentidos se despertaron, cuando moví mi cuello hacia atrás para ver la luna como de costumbre, noté que estaba màs cerca y mas grande de lo inusual y a continuaciòn paso una sombra que se encondiò detras de ella, me sentì temerosa e impaciente ,pero quizas solo había sido mi imaginaciòn tuvo que ver sido la impresiòn de aquel orgasmo el que me hiso imaginarlo.

         Yo era una chica con estudios a medias, trabajaba de recepcionista en una oficina de abogados.Mi cotidiana vida era igual todos los dìas, solo imaginaba aquellos ojos en todo momento ,rojos como la sangre y fríos como la noche.

      Ese dìa en la oficina terminò mas tarde de lo inusual, terminè de arreglar mis papeles me sentìa desganada ,ya que esa noche no verìa a mi amante o como le decìa yo ´´amante a medias“ , no sabìa nada de èl solo se que vivìa en mi mismo piso y una lluviosa noche nuestros ojos se encontraron, aquel dìa llevaba una camisa  que se habìa empapado completamente y se podìa observar la silueta de mi figura esbelta y mis grandes senos completamente marcados, luego solo nuestra piel hablò en un codigo que solo entendiamos èl y yo , no haciamos preguntas solo era pasiòn,aquel hombre siempre recogìa sus cosas al terminar ,pero jamàs se iba sin verme hecho llegar al orgasmo.

       Luego de llegar a mi casa, sentì una gran briza vì la ventana abierta lo cual de me hacia muy raro, recordaba haberlas cerrado antes de irme pero no le dì gran importancia ya que mi vecindario era muy tranquilo a sì que la cerre y me gire para abrìr la nevera y tomar un poco de leche, sentìa aquel frìo de aquella bebida pasando por mi garganta seca, cuando de repente una briza mucho más fuerte que la anterior azoto mi ventana luego precencie algo que mis ojos no podian creer, ¿Què era aquello que mis ojos veìan?¿Por què estaba ”eso” en mi ventana?era grande cono dos enormes alas,con dos cuernos en su amplia frente , su piel era de tez robusta de un color cobrizo con grandes e imponentes ojos rojos como si se hubiera escapado del infierno o alguna otra película de fantasía, su mirada ciertamente me veìa con excitación. El solo estaba ahì vièndome a mì, yo temblaba sin todavìa poder creer lo que mis ojos presenciaban , tenìa miedo sentìa pànico luego mi cabeza colapsò , pegue un frito escalofriante y luego me desmaye.

    Abrì mis ojos me tranquilicè pensando que todo habìa sido un siemple sueño pero me di cuenta que mi brazos y piernas estaban atados duertemente a mi cama, intentè liberarme y gritar pero mi voz no salìa ciertamente no podìa eminir ningùn sonido, solo podìa oìr mis pensamientos, ahì me encontraba yo completamente desnuda temiendo lo peor, cuando de repente aque demonio apareciò y subido a mì, yo sudaba incontrolablemente, tratè de abrir la boca pero mis labios estaban pegados sin poder pronunciar el mas leve de los sonidos, sentì que mi corazòn latìa como si fuera a explotar en ese momento pensè que me volverìa loca ante aquella presencia.

Quédate quieta –susurrò– no te voy hacer nada malo, solo quiero que seas completamente mìa

 Yo no entendìa nada , solo sentì como sus garras tocaban mi cuerpo desnudo, de pronto me sentì en otro mundo este era un sueño del que querìa despertar, tenìa ganas de vomitar y arrancar mis cabellos, ¿Còmo un demonio iba ah querer que yo fuera suya?¿ Por què yo?¿Què me estaba pasando?¡OH DIOS! has que despierte de esta pesadilla sin fin..Esto tenìa que ser mentira!, nada de esto es real. sus grandes ojos seguìan vièndome, tocàndome y olièndome.

Te he estado obsevando–dijo–soltando una leve risa,su voz era tan profunda , era de otro mundo, jamàs entendì como pude comprender sus palabras, el lenguaje de aquella bestia, aquellos ojos que me miraban sin perderme de vista un solo momento, yo sentìa mi frente completamente lleno de sudor, querìa salir corriendo pero aunque intentara moverme mi cuerpo no reaccionaba. sentì un pànico apoderandose de mi cuerpo y si tu el que lee esto lo has sentido sabes a lo que me refiero es una sensaciòn tan extraña y excitante de verdad porque solo muy pocas personas han sentido el miedo y la desesperaciòn de verdad.

la verdad es que te eh visto durante largos años–dijo aquel demonio– estaba tan inquieto por poder hablar o poder tocarte, tù eres la ùnica mujer que tengo predestinada que se convierta en mi esclava eternamente, soltò una gran sonrisa malèvola e infernal, es muy curioso que desde que tu naciste mis hilos rojos del destino me guiaron hasta tu cuna.

Si ya lo podìa recordar, yo ya habìa visto esa mirada antes, en mis sueños siempre los   veìa ,recuerdo que eran espeluznantes los cuales hacìan que me levantara sobre exaltada con làgrimas en mis ojos corriendo a donde mi difunta madre dicièndole que sentìa que alguièn me miraba dormir a lo cual ella siempre reìa y me acompañaba hasta volverme a quedar dormida pero aquellas pesadillas fueron desparecièndo con el tiempo.

  Esa noche de mayo no entendì nada pero habìa algo que me daba mucha calidez, muchas chicas de mi edad estuvieran muertas de miedo ante aquella prescencia pero yo me estaba comenzando a excitar de nuevo de repente toda mi cuerpo se calento y me pregunte a mi misma ¿QUÈ ERA YO? ¿Por què en un momento como ese estaba pensando en sexo? ¿por què luego de escuchar sus palabras mi miedo se convirtiò en deseo?¿quièn era realmente aquel demonio que se encontraba encima de mì?

Quièn soy yo?–respondiò–ya te lo eh dicho serè tu amo y sì, puedo oìr tus pensamientos y además se que es lo que deseas en este momento, levantò una de sus grandes garras y comenzò a tocar mi clìtoris, en ese momento mi cuerpo se sintiò tan familiarizado con aquel engendro que calento mi cuerpo màs que nunca y no querìa que parase!.

 No podìa soportar que otros hombres tocaran a mi bella elisa –dijo–eres mìa y solo mìa eternamente, no sabes el odio que sentì cuando aquellos hombres te tocaba y te manoseaban sin ser yo aquèl individuo, ¿sabes por què nunca los volvìas a ver? porque yo los matè a todos y borrè sus existencia ! ese es el ùnico motivo de que te sientas tan sola….

Frente a mì tenìa quizàs al hijo del mismisimo diablo confesàndome que me deseaba, pronunciandome palabras impresionantes..en ese momento no me importo la muerte de aquellos hombres , solo querìa que siguiera acariciando haciendome sentìr mas deseosa que nunca.

Èl siguiò hablando, los humanos siempre me han parecido tan imprecionantes y tan ùnicos , su manera de calentarse es realmente ùnica, Elisa tù estas destinada para mì por eso seras mìa ..abriò mis piernas como queriendo introducir su miembro dentro de mi, era algo tan sobrenatural , difìcil de desribir pero se detuvo y me dijo tu y yo estamos destinados desde tu nacimiento yo soy algo màs que un ìncubo, no soy un àngel y tampoco un demonio, pero se podrìa decir que yo soy la muerte..pero tù decidiras si ser mi exclaba ya que eres la persona que amo y eh visto de mil maneras, yo por tì eh ardido en el infierno de los celos y subido a los cielos de la felicidad, yo soy el sufrimiento de tus làgrimas y la felicidad de tu sonrisa¡VEN CONMIGO! piensalo bien , de repente todo desapareciò ya me podìa mover y hablar . Me di cuenta de que me habìa orinado mientras èl me acariciaba con sus garras

 El temor se desbordaba de mi sangre y la desesperaciòn en mis pensamientos, no pude dormir  es que tenìa tantas preguntas, y me preguntè ¿serà que mi destino esta realmente al lado de un demonio? esa noche recordè todo desde que tenìa memoria yo sabìa que no era una persona normal, y siempre  sentì que algo me vigilaba.. lo que sea que fuera aquello!

continuara..


FenomenoBlood

Rating: 8.56. From 9 votes.
Please wait...

6 thoughts on “Los Orgasmos de la noche”

  1. “…me sumergía en uno de mis continuos orgasmos por sus increìbles felaciones…” eso está mal. El personaje es chica, y ‘felación’ es el término dado al sexo oral practicado a un hombre. La palabra correcta ahí sería “Cunnilingus” (del latín cunnus: “cuña” o “vulva”, y lingus: “lengua”). Aunque probablemente no quedara tan bien, ya que no es una palabra muy usual. Quizá alguna frase como “…me sumergía en uno de mis continuos orgasmos por su increíble destreza con la lengua…” o qué se yo. De ahí en más, sólo la ortografía y estructurarlo mejor. Pero está bien. Saludos.

  2. Muy buena historia!

    Solo tengo que decir que le faltó lo que todo creepy pasta debería tener: “miedo”, pero bueno, es una gran historia, me gustó como la narraste!
    4/5

¿Quieres dejar un comentario?