No hay razón para tener miedo

Cuando mi hermana Betsy y yo éramos niños, nuestra familia vivió por un tiempo en una casa de granja vieja muy encantadora. Amábamos explorar sus esquinas polvosas y escalar el árbol de manzanas en el patio. Pero nuestra parte favorita era el fantasma. Lo llamábamos Madre, porque parecía ser muy…

Sigue leyendo →