Bocadivertida

Tiempo de lectura: Cerca de 16 minutos.

* bocadivertida se ha unido a #ConsultaDeVentas

bocadivertida: hola a todos esta noche
bocadivertida: me gusta lamber la zangre
bocadivertida: fuera de la persona
bocadivertida: veo tu apuesto rostro no estes tan triste por ello
bocadivertida: vamos
bocadivertida: (:

* bocadivertida se ha retirado de #ConsultaDeVentas

FantasmaJorge: …Carajo, que coño?

calaveralimalimón: ¿Eso acaba de suceder?

FantasmaJorge: Si, Calavera. Si lo hizo.

Lo primero que deberían tener en cuenta es que soy «calaveralimalimón». En otras palabras, el de allá arriba es mi seudónimo.

Esa fue la primera vez que supe de Bocadivertida, y, a todos los efectos, tuvo que haber sido la última. Cualquiera que haya pasado suficiente tiempo chateando sabe que esos bichos raros vienen y van. Esa gente que hace preguntas fuera de lugar o simplemente trollean en salas muy activas.

Lo que me pareció extraño sobre el tipo Bocadivertida, sin embargo, fue el hecho de que él vino y se fue sin ningún objetivo en concreto. No trató de sacar de quicio a nadie, ni preguntó si alguien en la sala sabía cómo arreglar su ordenador o quitar un virus.

Solamente echó un vistazo, escribió un texto al azar y se fue al carajo felizmente.

calaveralimalimón: Pero en serio, ¿qué demonios?

FantasmaJorge: No engo idea.
FantasmaJorge: *tengo.

calaveralimalimón: Esta en otra sala, si quieres saberlo.

calaveralimalimón: #zangre

FantasmaJorge: No lo deseo, señor.

calaveralimalimón: xD
calaveralimalimón: Cabrón.

No sabía qué esperar con perseguir a ese tipo. No soy la clase de persona que se distrae de sus asuntos por molestar o discutir con la gente. Normalmente lo evito a toda costa, pero una vez que alguien empieza a molestarme, no tengo problema con seguirle el juego una vez que se ha llegado a ese punto.

Supongo que lo que estoy diciendo es que no tengo idea de por qué le hice caso.

* calaveralimalimón ha entrado en #ZANGRE

calaveralimalimón: Ey.

Allí estaba en la sala, sin compañía.

bocadivertida: O)_(O

calaveralimalimón: (:
calaveralimalimón: Así que…

bocadivertida: O)_(O

calaveralimalimón: Asi que… me estás viendo.
calaveralimalimón: Eso es grosero.

bocadivertida: lo ziento
bocadivertida: simplemente lo hago
bocadivertida: esta bien

calaveralimalimón: Ya veo.

bocadivertida: O)_(O

De hecho, me reí en voz alta en ese momento. Él era extraño e inofensivo.

calaveralimalimón: Puedes volver a #ConsultaDeVentas si quieres.
calaveralimalimón: No vamos a echarte si eso es lo que te preocupa.

bocadivertida: O)_(O

calaveralimalimón: O no…
calaveralimalimón: Lo que sea, amigo, me pareciste interesante y estoy aburrido esta noche.

bocadivertida: tambien eztoy agurrido est noche
bocadivertida: nunca lo hago

calaveralimalimón: …¿Nunca haces qué?

bocadivertida: nunca lo hago eso
bocadivertida: nunca lo hago porque ellos no y lueeegoooo
bocadivertida: me sale mal

calaveralimalimón: O-kay. Bueno, nos vemos luego.

bocadivertida: O)_(O

Y con eso, me fui. Ese chiste perdió gracia pronto, y me sentí como si hablara con alguien que se esforzaba demasiado por parecer cómico, o con un idiota legítimo que no tenía los conocimientos para utilizar apropiadamente un programa de chat. Sentarte en tu habitación con ocio y pasar de una sala a otra en una fracción de segundo parecía un intento desesperado por ganar un poco de atención. Puede que yo también lo haya hecho y me cagara de la risa por ello en o cerca de la década de los noventa, pero sí… estúpido.

FantasmaJorge: Y bien?

calaveralimalimón: Nada. Realmente no entendí lo que estaba diciendo.

FantasmaJorge: Ja. Bienvenido al internet.

calaveralimalimón: Lo triste es que, además de tú y yo, ese tipo es el único usuario activo en toda la noche.

* calaveralimalimón patea a Killjay y le grita “¡¡DESPIERTA!!”

calaveralimalimón: Bah.

El silencio dominó la sala por cerca de media hora mientras tuve la ventana minimizada y seguí con lo mío.

calaveralimalimón: ¿Hay alguien?

Nada. Ocho usuarios en la sala, ni uno solo activo.

calaveralimalimón: ABURRIDO.
calaveralimalimón: ¿Por qué sois tan ABURRIDOS?

bocadivertida: O)_(O

calaveralimalimón: DESPIERTEN.

* calaveralimalimón pone la mano de todos en una olla con agua hirviendo

Me tomó unos segundos notarlo. Bocadivertida otra vez, viendo. Di un suspiro, y pensé: «Este payaso de nuevo».

Entonces me di cuenta de que no estaba en la sala.

calaveralimalimón: ?
calaveralimalimón: …
calaveralimalimón: ¿Alguien más lo ve?
calaveralimalimón: Claro que no, porque no estáis activos.

Obviamente podría tratarse de un error en el servidor o de mi cliente. El mensaje fue reenviado aleatoriamente. Esas cosas pasan.

Aun así, me asusté un poco.

Después de unas horas más de navegar por la web, me fui a la cama alrededor de las 2:40 a.m.

Una cosa de la que siempre me he enorgullecido es que NO tengo pesadillas. Por lo general, si hay monstruos, fantasmas o guerras nucleares en mi sueño, lo controlo y me la paso muy bien. Estoy disparando a zombis en la cara, diciendo abiertamente que los fantasmas no son reales mientras me río de ellos, y si hay algún desastre, siempre sé cómo llegar a un lugar seguro, mientras que todos los demás mueren.

He tenido un par de pesadillas en los últimos diez años, y sí, lo digo en serio. Pero incluso cuando tengo pesadillas, nunca he sido el blanco directo de ningún tipo de horror. Siempre ha sido una especie de miedo relacionado con la empatía de ver a otra persona siendo maltratada.

Esa noche, sin embargo, fue diferente. Tan pronto como me quedé dormido, empecé a soñar. Básicamente, se trataba de un sueño recurrente que tengo en el cual estoy en un bosque, relajado, viendo los animales. Me tumbo en la hierba y miro hacia el cielo. Siempre es un sueño que me agrada, porque aunque haya tenido un día de mierda, me despierto feliz y dispuesto a empezar de nuevo.

Esa vez, el guion cambió. Estaba en la hierba… pero mientras miraba hacia el cielo, sentí algo extraño.

Era una sensación fría y de algo retorciéndose en mi cuello.

En el sueño, me llevé una mano al cuello y me quité un gusano de tierra largo. Odio los gusanos de tierra. Si veo uno en el patio, tomaré una pala específicamente y lo enterraré para no tener que verlo de nuevo por accidente.

Disgustado, pero más o menos tranquilo, arrojé el gusano a un lado y seguí con mi sueño.

Luego… la misma sensación. Fría y húmeda, de algo moviéndose por el costado de mi cuello.

Hice otro gusano a un lado.

Pasó una vez más.

La tercera vez, el sentimiento de confusión y espanto llegó a ser tan abrumador que me obligué de inmediato a despertar. Pero entendí lo que sucedió, en todo caso. O al menos creí que lo había hecho.

En el mundo real, toqué mi cuello y descubrí una sustancia viscosa en mi piel. La lógica me dijo que debí haber estado babeando mientras dormía. Nada de lo cual estar orgulloso, pero no exactamente aterrador, tampoco. Mi sueño debió de traducir la sensación de humedad en una criatura apropiada para el bosque.

Sin embargo, tal vez lo más inquietante fue el hecho de que la cama a mi alrededor parecía tener abolladuras. Cuatro, para ser preciso. Era casi como las manos o rodillas de alguien que se hubiese apoyado sobre la cama mientras dormía.

Había una serie de posibilidades… pero de ahí en adelante, esa noche, tuve sueño ligero. Cualquier cosa pequeña, como el sonido del ventilador de techo, me despertaba de inmediato. No estaba interesado en regresar al bosque esa noche.

Cuando la mañana llegó, me preparé para salir. Solo tenía previsto revisar mi correo electrónico para asegurarme de que no tuviera ninguna transacción pendiente o preguntas que tuviera que contestar.

¡Sorpresa!:

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 2:42 a.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

pase un buen rato para hablar contigo eso puede ser divertido de nuevoo yaveras que
no me gusta pararlo

Como probablemente recordarán, no le había dado mi correo a ese imbécil. Sin embargo, la respuesta más lógica era que alguien más en la sala se lo dio. Él debió regresar a #ConsultaDeVentas, se lo pidió a alguien y el muy maldito me traicionó por completo, sabiendo que no doy mi información de contacto personal.

A pesar de que sabía bien que estaba mordiendo algún tipo de anzuelo, respondí:

De: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com> sábado 17 de noviembre de 2012 a las 9:29 a.m. Para: bocadivertida@zangre.com

Ummm, sí amigo. No estoy del todo seguro de si quiero mensajear contigo.

Era claro y al grano. No había manera de que malinterpretara el mensaje que había enviado, y aunque era brusco, no lo estaba incitando a empezar una discusión.

Pero, por supuesto…:

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 9:30 a.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

vamos no estes tan triste por ello
se que te puede guztar nos divertiremos un monton de tiempo
esta bien incluso

Y con eso, bloqueé su dirección. En realidad, debería haber hecho eso desde un inicio, pero todavía tenía un interés enfermizo por saber adónde quería llegar con ese acto.

Si de algo sirve, pueden relajarse en este punto. El bloqueo funcionó. Después de unos minutos, me aseguré de que todo había terminado y seguí con mis labores del día. Cuando llegué a casa al anochecer, revisé mi correo electrónico.

Nada de Bocadivertida, pero sí tenía un correo de Jorge:

De: Jorge G <fantasmajorge@consultadeventas.com> sábado 17 de noviembre de 2012 a las 2:03 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

Ey,
Consultadeventas.com está jodido. No logro que la mierda me cargue. Cuando te conectes por favor échale un vistazo lo antes posible.
Estamos en contacto, Jorge

Dejé escapar una retahíla de maldiciones. Que la página estuviera fuera de línea significaba una pérdida en las ventas, y yo había estado fuera todo el día sin que Jorge pudiera contactarme. Si hubiera sido un poco menos estricto con mi información personal, él simplemente hubiera podido llamarme.

Cargué el sitio y esperé a que saliera algún tipo de notificación de error.

En su lugar, comenzó a redirigirme a otra página.

Zangre.com

De: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com> sábado 17 de noviembre de 2012 a las 6:15 p.m. Para: Jorge G <fantasmajorge@consultadeventas.com>

Sí, lo veo. Te redirige a un sitio llamado zangre.com que tiene una gigantesca cara pixelada con una lengua desfigurada. Creo que esto tiene que ser obra de Bocadivertida. ¿Le diste mi dirección de correo? ¿Con el dominio de la página?
C.V.

De: Jorge G <fantasmajorge@consultadeventas.com> sábado 17 de noviembre de 2012 a las 6:23 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

Es una página 404, no una redirección. Quiero lo que te estás fumando. Todo lo que veo en zangre.com es un aviso de “proximamente”.
No le di una mierda a nadie.
Jorge

De: Carlos villa <cvilla@consultadeventas.com> sábado 17 de noviembre de 2012 a las 6:25 p.m. Para: Jorge G <fantasmajorge@consultadeventas.com>

Ja ja ja. Divertido.

Entonces, Jorge me envió una captura de pantalla de la web dando un error 404… junto con el aviso de «próximamente» en Zangre.com.

Pudo haberlo falsificarlo sin problema… pero ¿por qué? Quiero decir, si se trataba de algún tipo de broma, era muy abstracta y no la entendía…

Cuando miré a los archivos de mi página web, todo estaba normal. Nada estaba fuera de lugar, y nadie se había conectado para cambiar nada.

Y aun así tenía esta cara inflamada, lengua de fuera, mirando hacia mí con las cuencas de sus ojos vacías.

No sé cómo no me di cuenta antes.

Mirando de cerca, la imagen de ese rostro no estaba realmente pixelada. Estaba hecha de letras pequeñas, el código HTML había coloreado cada letra específica a la imagen.

La palabra que componía la imagen estaba justo enfrente de mí: «bocadivertidabocadivertidabocadivertida» escrito una y otra vez.

Quise escupir en la pantalla.

Desbloqueé su correo dispuesto a escribirle una carta increíblemente profana y amenazante. No me importaba recuperar el sitio, solo quería desahogarme y sentir que estaba en control de la situación otra vez.

Antes de que pudiera terminar la carta… tuve una sensación extraña y escalofriante. Esa sensación que te dice que estás siendo ridículo, pero que a la vez sabes que tienes razón.

Me dejé de tonterías y revisé la bandeja de entrada:

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:00 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

veo tu apuesto rostro

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:00 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

hola amigo

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:00 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

vamos

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:01 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

hola

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:01 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

holo holo ohloo

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:01 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

yo no quiero no

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:01 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

aunque no pienso sobre ezo porfavor

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:01 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

veo tu apuesto rostro

No solo la sensación era correcta, sino que aparentemente me había estado enviando mensajes sin parar desde que lo había bloqueado.

Diez mensajes más llegaron solo durante el lapso de tiempo que tardé en responder:

De: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com> sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:04 p.m. Para: bocadivertida@zangre.com

PARA DE UNA PUTA VEZ!!

Me estaba dando jaqueca por el estrés. Mi corazón latía con fuerza, y no de miedo, sino de rabia. Esta quizá era la persona más exasperante en todo el internet, y eso es decir mucho.

Por suerte, la cadena de correos cesó.

Lentamente, metódicamente, le envié otro mensaje:

De: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com> sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:21 p.m. Para: bocadivertida@zangre.com

Hola.
No entiendo lo que estás diciendo y no sé lo que quieres. Creo que puede haber una barrera idiomática. ¿El español es tu primer idioma?
Creo que le has hecho algo a mi sitio web, y me gustaría que lo repararas. Si estás enojado conmigo, no tenía la intención de que esto sucediera. Pudiste haber malinterpretado lo que te dije, o lo que quise decir.
Por favor regresa mi sitio a la normalidad y que cada quien siga caminos distintos.
Gracias, C.V.

Esperé. Pensé en cómo había dominado mi ira, y que esa respuesta era la mejor forma de abordar la situación. Esta persona entraría en razón. Se daría cuenta del error que cometió.

Me calmé. Todo iba a estar bien.

Entonces…:

De: bocadivertida@zangre.com sábado 17 de noviembre de 2012 a las 7:23 p.m. Para: Carlos Villa <cvilla@consultadeventas.com>

O)_(O

Golpeé el teclado.

Lo golpeé y maldije.

Grité entre una mezcla de rabia y frustración y salí de la habitación encolerizado.

Esa noche me quedé mirando el techo durante lo que pareció una eternidad antes de caer dormido.

Mientras esperaba que me durmiera, sabía que iba a tener una pesadilla. Lo sabía. Imaginen mi sorpresa cuando, en vez de un escenario terrorífico, aparecí en un lugar seguro…

El bosque. Me senté en la hierba de nuevo. Sentí la relajación. Sabía… incluso mi subconsciente sabía que todo iba a estar bien. Sin importar los contratiempos que la vida me arrojara, el mundo seguiría. Nada era permanente. Todo estaba en transición. Nadie podría molestarme de verdad.

Sentí que algo se retorcía en mi cuello.

No, no había forma. Ignoré el gusano. Se iría.

Lo sentí moverse a mi boca. Esta vez ya no podía hacerme despertar. Antes podía obligarme a despertar siempre que quisiese… pero ahora parecía que esa facultad se había ido.

Luego no fue un gusano. Fue un dedo. Luego otro. Luego más hasta que cuatro dedos largos, retorciéndose, estaban posicionados alrededor de mis dientes, apretando la mandíbula inferior.

No me dolió cuando ocurrió. Solo fue… algo así como un «pop». Más presión que dolor. Fue rápido y, antes de que supiera lo que estaba pasando, había terminado.

Logré despertar en ese instante. Me senté y me puse de pie en la oscuridad. Tanteando las paredes, caminé hacia el baño. Estando ahí, prendí finalmente el interruptor de la luz.

Me paré frente al espejo, frotándome los ojos mientras la fuerte luz me cegaba.

Miré fijamente al espejo durante varios minutos sin reaccionar. Sin sentimientos. Sin pensamientos.

Entonces sonreí.

Sonreí lo mejor que pude, ahora que mi mandíbula estaba rota, colgando alrededor de mi cuello. Mi lengua se deslizaba hacia fuera como una babosa paralizada y pegajosa.

Mis dientes no estaban adheridos a más que tiras de carne, y podía sacarlos con mi mano y solo sentir la misma molestia que produce el pinchazo de una aguja.

Me eché a reír.

¡Qué rostro tan apuesto!

¡Qué boca tan divertida!

¡Una boca divertida!

¡Bocadivertida bocadivertida bocadivertida!

* calaveralimalimón se ha unido a #ConsultaDeVentas

calaveralimalimón: Puedo ver tu apuesto rostro.
calaveralimalimón: ¡No estés tan triste por ello!
calaveralimalimón: (:

FantasmaJorge: ey, donde diablos estabas?
FantasmaJorge: hola? Carlos?
FantasmaJorge: …

calaveralimalimón: O)_(O

* calaveralimalimón se ha retirado de #ConsultaDeVentas

Rating: 8.78. From 246 votes.
Please wait...

100 comentarios de “Bocadivertida”

  1. Yo lo leí a las 3:33 de la madrugada y llego mi abuela con el pelo espantando diciendo de que me durmiera y casi me da en paro cardíaco

¿Quieres dejar un comentario?