Bajo la escalera de piedra

La facultad está compuesta por una serie de naves industriales, seis en total, unidas en la planta baja por un largo pasillo que surca los patios interiores y los atraviesa en línea recta, estableciendo un corte ininterrumpido y perfecto en medio de su arquitectura. De éste, a su vez, se desprende una red de intrincados […]

Pequeñas zorras

Los creepypastas son envíos de leyla jalskdjalsñ, Oblivion y Julian, respectivamente.   Guía de supervivencia, Regla #25: Si estás muy grande para jugar con muñecas, no hay razón para que estés cerca de esas pequeñas zorras.   La muñeca enterrada Pedro era casi como un hermano para Juan, ya que ambos se conocían desde hace […]

Ciudad Sin Luz

¿Hay alguien en tu vida que odies? ¿Alguien por quien darías cualquier cosa para hacerle daño, por quien pagarías cualquier precio a cambio de venganza? Si es así, quizá deberías considerar ir a la Ciudad Sin Luz. Para ir ahí, ve a cualquier ciudad relativamente grande y busca un callejón abandonado por la noche. Entra […]

El peor enemigo del creepypastero

El crédito a la primera, tercera y última historia va hacia sus autores: Escante, Natalia y Gelvira, respectivamente. El segundo relato es un envío de julio. Al final de la entrada pueden acceder a más creaciones populares de Escante.   Guía de supervivencia, Regla #1: Los espejos y la oscuridad no se mezclan. El espejo […]

Golpe de suerte

Podemos mirar atrás y en algunas ocasiones nos encontraremos con pequeños, raros y, a veces, mágicos momentos en los que un llamado «golpe de suerte» tocó nuestras vidas. Momentos que después o bien no pasaron a más y quedaron en una alegre anécdota, o se volvieron experiencias que verdaderamente influyeron en nuestras vidas. Lo que […]

El curioso caso del Sr. Thompson

Una compilación de los aportes de DaPunster a Creepypastas.   El curioso caso del Sr. Thompson Noches atrás el viejo hombre yacía ebrio y destrozado en el sillón de su casa por la muerte de su querida Abigail; él no lo podía creer, hace sólo unas semanas habían celebrado su duodécimo cumpleaños y ella reía y saltaba […]

El dóberman atragantado

La trampa En Berlín, después de la Segunda Guerra Mundial, el dinero era escaso, las provisiones se agotaban y eran muchos los que pasaban hambre. En aquel entonces, la gente contaba la historia de una joven que vio a un hombre ciego tratando de cruzar la calle, y se ofreció a ayudarlo. Ambos se pusieron […]

El que nunca debe ser nombrado

Primera de varias entradas que protagonizan personajes temidos en el mundo de los creepypastas y los cuentos de terror. El crédito de las historias va hacia ignacio, Lemiwinks y Cesar Landeros (según el orden de aparición de cada relato). Lean la Guía de supervivencia para pistas de los próximos personajes. Al final de la entrada […]

Casi humano

Despertó al oír el clic de la puerta cerrándose. Era medianoche: la luna brillaba fantasmagóricamente en el cenit de los cielos y todos descansaban con tranquilidad en sus hogares. Todos excepto el pequeño Will, que miraba desorbitado a la inexorable oscuridad, con la gigante camiseta de los Yankees transpirada, y el corazón acelerado a punto de catapultarse […]

El pozo de las cadenas + El Carnicero

Últimas leyendas urbanas alojadas en Nuevos envíos. El crédito va hacia tomas, quien nos comparte la primera historia, y el segundo relato es una creación original de Miguel Angel.   El pozo de las cadenas En el pueblo de Tecate, ubicado al final de la Rumorosa, se cuenta que en tiempos de la Revolución Mexicana (alrededor […]

Oscuridad

Todo comenzó cuando me mudé a mi nueva casa. Sí, es un poco trillado. Créanme, lo sé, pero es lo que pasó. Nunca había experimentado nada sobrenatural antes y, aunque tenía interés por ello, nunca esperé que realmente me sucediera algo. Conseguí rentar la casa a un muy bajo precio. No le di importancia porque […]

Una copa de vino

Se levantó, tambaleándose tomó la vara que estaba a su lado y emprendió el camino. No tuvo que andar por ese campo mucho tiempo, pues en el muelle ya lo esperaba un anciano con su transporte. —Lindo bote. El anciano se le quedó mirando unos minutos, y después habló. —¿Despertaste aquí? —Así es. No tuvo […]

Bola de cristal

Psico-pasta I Fashionista Tercera y última entrada. Para el gran final: Bola de cristal y El destino de Tony, creaciones de Gusano y CHILLER, respectivamente. Ambas historias cuentan con dos partes, haciendo cuatro lecturas… asesinas (?).   Bola de cristal [Primera parte] Mi nombre es Naira, tengo veinte años y vivo en un pueblito del […]

Levitación

Morris Hobster fue mi mejor amigo por aquellos años en los que la sociedad condenaba estoicamente la actitud tan impetuosa y dinámica de la juventud. No puedo decir que éramos rebeldes, porque no era así: simplemente, teníamos otras ideologías más profundas y el bello don de la curiosidad. Es que así éramos Morris y yo: […]

El necrófago

Una compilación de los aportes de shireke a Creepypastas.   El necrófago Ese día, Ahmar vagaba a pie por una de las calles de la fértil Idlib, lamentablemente borracho y mareado. Estaba perdido, y no sabía con seguridad hacia dónde se encontraba su casa. Pasaban las once y media cuando vagaba por una de las […]

Mi pabellón

He trabajado en un hospital psiquiátrico penitenciario por diez años ya, y sinceramente puedo decir que no cambiaría mi trabajo por nada en el mundo. Con esfuerzo cualquier rehabilitación es factible, y creo que la justicia verdadera puede ser servida. Recuerdo vívidamente mi primer día, cuán aterrado estaba por hacer la jornada nocturna. Cuán intranquilo […]

Fashionista

Segunda de tres entradas de creepypastas que protagonizan asesinos psicópatas. La primera y última historia nos las comparten NekroOmega Overlord y Francisco, respectivamente, mientras que la segunda es una creación original de Agustin. Al final de la entrada pueden acceder a otro envío popular, aparte de excelente, de NekroOmega.   Fashionista Era una mujer sumamente […]

Cintas

Trabajo en una estación de gas en la zona rural de Pennsylvania. Es un trabajo aburrido, pero es bastante simple y pagan bien. Hace unas cuantas semanas, un chico nuevo comenzó a trabajar conmigo; lo llamaré Jeremías. Jeremías es raro. Tiene alrededor de veinticinco, y la risa más espeluznante que jamás haya oído. Mi jefe […]