Tagged: muerte

El dibujo

¿Nunca haz sentido un aliento en el cuello? Una presencia a tu  alrededor… o  mas de una? Una sensación de soledad aun estando en una plaza con gente alrededor… sensación que desaparece… al ver niños hamacarse y te tomas la mano con la persona que amas… si te ha pasado puede que sea mas complicado de lo que parece… Paso un largo tiempo hasta que lo note… dieciséis años. Estoy viviendo en mi tercera casa, esta es la tercera mudanza y me siento muy cómoda aquí… me la...

born021044

El asesino de Chatroulette

El día de ayer estaba muy tranquilo en mi casa jugando Slender, ya que soy muy fanático de ese juego, cuando recibo un mensaje en el Facebook de un amigo mío llamado Carlos, e iniciamos la conversación: Carlos: che loco todo bien? Yo: Sisi bien y vos? Carlos: bien bien te queria preguntar algo Yo: Bueno, preguntame Carlos: vos crees en el asesino de chatroulette? Yo: Que es Chatroulette? Carlos: es una pagina donde podes chatear con personas a traves de una webcam Yo: Ahhh bueno, pasame la...

Día del Botón

Laura fue despertada por su padre, algo que no había ocurrido desde que era pequeña. A medida que sus pensamientos adquirían prominencia en su mente, se sintió segura de que había dormido sin ropa, y que su padre la había visto; pero para su alivio traía puesta su pijama celeste. Dios, ¿qué estaba haciendo aquí? —Vamos —dijo él alegremente, abriendo las cortinas y dejando que la luz solar entrase—. Es el Día del Botón, ¿lo recuerdas? Vístete, ponte algo bonito. Nos vamos en una hora. —Papá, ¿qué demonios?...

El Hombre que Canta y Baila

Quedan pocas personas con vida que recuerden al Hombre que Canta y Baila. El tiempo ha reclamado a los sobrevivientes de aquella larga noche, y estoy seguro de que se fueron de este mundo sin protestar. La vida toma un curso extraño después de una noche como ésa. Los que aún viven, Bill Parker, Sarah Carter, Sam Tannen… no hablan sobre ello. Sam es un tipo con suerte. Su cerebro empezó a convertirse en avena hace unos años y ahora tiene problemas incluso para ponerse los pantalones. Se...

El sueño de Harvey

Janet se da la vuelta frente al fregadero y, bum, de pronto el hombre con el que lleva casada casi treinta años está sentado a la mesa de la cocina, con una camiseta blanca y unos calzoncillos Big Dog, observándola. Cada vez es más frecuente que un sábado por la mañana se encuentre a ese tiburón «de lunes a viernes» de Wall Street ahí sentado vestido de esa guisa: hombros agachados, mirada perdida, pechos caídos marcándose en la parte delantera de su camiseta. Últimamente Janet y su amiga...

Dulces sueños

—¿Lo escucha, verdad? —pregunté sonriente, mientras veía la ventana detrás de ella, donde las cortinas tapaban cualquier entrada de luz, u oscuridad. —¿Escuchar qué? —preguntó con una expresión entre dudosa e irritada, mientras lentamente giraba su rostro hacia la ventana. —La lluvia. Pronto lloverá —terminé con una sonrisa en mis labios. Dejé de mirar a la ventana y la miré a ella. Su rostro ya viejo no la dejaba apreciar muchas de las cosas que daba la vida; la seriedad en sus ojos mostraba indicios de que le...

Legado

La clase estaba aburrida, ¿pero qué clase no lo era? Aunque considerando que era la última de la semana, los estudiantes estaban dispuestos a soportar las dos horas de discurso que era lo que duraba cuando lo exponía el profesor de filosofía. De todas formas, dentro del salón, entre los que prestaban atención (o lo fingían) había algunos que abiertamente hacían la excepción: o dormían sobre sus pupitres despreocupados de si el profesor los veía o no, o mandaban mensajes de texto, o los que hablaban entre ellos,...

Querida Abby

Querida Abby, Nunca antes nos habíamos conocido, así que tal vez esto te parezca un poco raro, pero siento que es necesario. Mi nombre es Jay, para empezar. Trabajo en la caja cinco del supermercado de la Calle 67 —¿conoces el que tiene un estacionamiento demasiado grande para la tienda en sí? Ése mismo—. Tengo veinticuatro años, bastante alto y con un aspecto un poco desaliñado. Probablemente no me reconocerías si te hablase, no tengo una cara muy memorable. Je, realmente no sé por qué te estoy diciendo...

Lluvia de castigo

1   Recuerdo perfectamente el día en el que todo comenzó, como si fuese ayer: volvía del trabajo a casa, a la hora de comer, conduciendo con la cabeza cargada de pensamientos. Ideas acerca de mi tambaleante relación con Esther. En las últimas semanas la tensión entre nosotros había ido creciendo hasta llevarnos casi a un punto de ruptura. ¿Y por qué? Por mi negativa a ser padre. Desde siempre, desde el primer momento de la relación, le dejé claro que jamás traería un hijo, mi ser más...

Fotografías de animales

—Cuídalo mucho. Es posible que me extrañe, así que llamaré a diario, y muéstrale fotos mías mientras hablamos. Los gatos pueden volverse muy independiente si se les da las facilidades, y no quiero eso, ¿entendido? Él es muy excéntrico en ciertos aspectos, pero si mantienes los cuidados que te dejé en la lista no deberías tener problemas. —Descuida… Suerte. Y así comenzó mi viaje. Tenía una importante reunión de trabajo al otro lado del país, serían cinco horas en avión; agotador, pero necesario, pues la empresa atravesaba un...

Escóndete

El reloj me miró fijamente con sus ojos rojos, señalándome que él vendría pronto. Siempre viene a la hora de las brujas. Por supuesto que no sabía que la hora de las brujas era a las tres de la madrugada hasta que le comenté a mi amigo sobre mi merodeador nocturno. La hora de las brujas es el momento de la noche cuando Dios es más débil y todos los demonios y sirvientes del Mal vienen al mundo. Pero este hombre no es ningún diablo de tres cuernos;...

Opaco dorado y el ángel triste

Cuánto daría la humanidad por descubrir que no está sola en la inmensidad y frialdad del espacio. La raza humana se uniría bajo un mismo yugo para saludar con grata mano a los que pudieran ser como ellos, o inclusive, agachar su cabeza a quienes pudieran ser superiores; en un hermoso despliegue de humildad que brota del corazón de un planeta y no de una persona. A todos les gustaría saber qué existe más allá, si hay una vida tras la muerte, lo que sucede en el último...

Muerto el perro…

Había pocas cosas en la vida de las que Elena estaba segura, sin embargo de nada estaba más convencida que de su profundo odio por su madre. Solo pensar en esa mujer, que supuestamente debía significar el mundo para ella, le producía jaqueca y una sensación de cólera que tardaba minutos, casi horas, en calmarse. Quizás no era para menos. La madre de Elena era una persona desagradable, de lengua hiriente y a quien le importaba poco otra persona que no fuese ella misma… aunque clamara que su amor...

Puertas

Fui adoptado. Nunca conocí a mi verdadera madre, quizá una vez, pero era demasiado pequeño para recordarlo. A pesar de eso amé a mi familia adoptiva. Eran muy amables conmigo. Comía bien, dormía en una cálida y confortable casa, e incluso me dejaban acostarme hasta altas horas de la noche. Déjame contarte brevemente sobre ellos: primero, tenemos a mi madre. Nunca la llamé «mamá» ni nada por el estilo; para mí era simplemente «Julia». No le molestaba que la llamara así, y hasta creo que tampoco se daba...

El engendro maldito

Espero que les guste este relato, es de un escritor al cual admiro.   I NO SIEMPRE SE COME LO QUE ESTÁ SOBRELA MESA A la luz de una vela de sebo colocada en un extremo de una rústica mesa, un hombre leía algo escrito en un libro. Era un viejo libro de cuentas muy usado y, al parecer, su escritura no era demasiado legible porque a veces el hombre acercaba el libro a la vela para ver mejor. En esos momentos la mitad de la habitación quedaba...

SREDNI VASHTAR

Conradín tenía diez años y, según la opinión profesional del médico, el niño no viviría cinco años más. Era un médico afable, ineficaz, poco se le tomaba en cuenta, pero su opinión estaba respaldada por la señora De Ropp, a quien debía tomarse en cuenta. La señora De Ropp, prima de Conradín, era su tutora, y representaba para él esos tres quintos del mundo que son necesarios, desagradables y reales; los otros dos quintos, en perpetuo antagonismo con aquéllos, estaban representados por él mismo y su imaginación. Conradín...

Umbra

La luz de sol, inundada de partículas invisibles, penetró por la ventana de la habitación y golpeó el rostro inexpresivo del durmiente cuya alma, al cálido contacto, se arrastró desde las profundidades del inconsciente para despertar a la realidad de todos los días. Una y otra vez abrió los parpados y la misma cantidad de veces se topó con un muro de penumbra que no le permitió ver más allá de su primer pensamiento del día. El terror se apoderó de todos y cada uno de sus sentidos. Comenzó como...

Violacion,Venganza…

FLASHBACK: -Ven…No tengas miedo, no te voy a hacer nada malo. -… -¿Porque no dices nada?…Somos vecinos, no tiene nada de malo que vengas a mi casa… -No Gracias, Mis papas estan por llegar. -Lily no mientas…Yo mismo vi cuando partieron hace solo unos minutos. -… -Oye…Te estoy hablando!… -No quiero ir. -¿Porque no? -… -Responde! -Dejame en paz Mario… Tienes 18 años y dices que quieres jugar conmigo que tengo 10…Juega con los de tu edad. -Lily…La edad no tiene nada que ver.. -Ya te dije que...

Propuesta

-Leí demasiado, y vi muchas películas como para confiar en usted- Dijo Joaquín Guillermo Molina a su huésped. – A mí nunca se me termina de conocer- Respondió el ser que se hacía llamar Luciano Fernández, prendiendo un pucho y guiñando un ojo- No soy tan garca como dicen, ni estoy tan en contra de la humanidad. Solo quiero liberarlos, nene. Cumplir sus sueños, que sean verdaderamente felices, sin tener que privarse absolutamente de nada… – Soy católico –Repuso Molina tímidamente. – Nadie es más creyente que yo,...

Perfecta

Me pregunto cómo habrá sido. Es decir, morir sin darte cuenta. ¿Qué se sentirá? ¿Pacífico, porque no imaginas qué sucede?, o en el último suspiro de vida, ¿Da pánico saber que ya no hay tiempo? Estoy viendo a las personas que caminan en la calle. Todos tan tranquilos, tan ajenos a la triste realidad; demasiado inmersos en sus cosas como para darse cuenta de que en un segundo puede terminar su conciencia, el sentido, sus metas aún no realizadas. Ya quiero pulsar el botón. Quiero saber cómo actuarán...

El Laberinto de la Tortura

Recuerdo esa noche en la que iba caminando solo por la calle. Las calles estaban calladas, las luces apagadas, y yo, volviendo de una fiesta. Eran las 4 de la mañana y yo estaba muy cansado. Estaba a punto de cruzar la calle, cuando de pronto un auto pasó demasiado rápido, y me atropello. No recuerdo muy bien si el conductor se dio cuenta. Solo vi que desperté en una carpa, y unas velas estaban prendidas sobre mí. Yo estaba realmente asustado, no sabía ni donde estaba, y...

Amy-Lee-open-door

Amor eterno

. Mi dulce Amy: No sé si llegues a leer esto… ¡Te veo tan enojada! Tan distante… No has sido tú misma estos días. ¿Ya no me amas? ¡Imposible! ¿No nos hemos jurado amor eterno? Nuestro destino… es estar juntos. ¿No lo ves? ¡¿Por qué no lo ves?! ¿Por qué no me ves?… Cuando desperté esta mañana, te dije: “¡Hola, hermosa! ¡Buenos días!” No me respondiste el saludo. Te besé, tiernamente. Aunque al principio no supe si buscar tus labios, o tu frente, tomé valor y besé tu boca,...