El espíritu de las cañerias

GD Star Rating
loading...

Recuerdo el insidente ocurrido de infante. No demaciados detalles pero si la esencia de mis pesadillas actuales.

De niño, era yo propenso a advertir cosas sobrenaturales que los demás no veían. Así fue que empeze a escribir mi diario de sobre naturalidades mis experiencias.

Este relato que les cuento hoy fue uno de los primeros que llevaron a cabo mi habituación con respecto a estos sucesos diarios.

Todo empezó una mañana del 3 de septiempre en mi desayuno. Intento culpar esta comida, o quizas a mi madre de tan inexpertas manos al cocinar, pero mi subconciente sabe, aunque debilmente, que no se puede culpar a nadie mas que ami por ser partidiario de estos extraños ojos. Mi desayuno había causado un malestar en mi interior lo cual produjo una continua  retirada al baño en horas de clases…

Fue mi 4ta vez en la que pedía salir de mi salón de clases que por “pura casualidad” los baños no funcionaban. Eso es lo que decía un cartel pegado en la puerta del baño. La desesperación cruso ante mis ojos, ¿a dónde podria ir al baño? pensó.

Un tetocijón inmediato de su estómgo no me dejó mas opción que usar eesos baños “descompuestos”. Entre eperando una imagen realmete asquerosa, pero todo parecía en orden. Corrí pocos centimetros hasta e lmás proximo y apenas cerre la puerta tras de mi un chorro excesivo de agua proveniente al inodoro me asustó… Corrí al de al lado y sucedió lo mismo y así hasta llegar al final. Si esto mismo volvía a sueder no me importaba, la necesidad era abrumante.

Para asombro mio, al improvisar los mismos actos nada sucedió, así que me adelante a proseguir. Al instante de rosar el inodoro una voz salió de la nada.

- ¿papel rojo o papel azul?.- preguntó la voz.

Yo no contesté ante tal pregunta y por tal razón volvió a resonar en el cubículo.

- ¿PAPEL ROJO O PAPEL AZUL?.- repitió.

De pronto, una mano salió del inodoro y agarró fuertemente mi pie introduciéndolo en él. Así fue avanzando hasta que quede casi sumergido de no ser por mi cabeza y hombros. La voz seguía gritándome.

- si eliges rojo te undirás entre desechos  y te cubriré de rojo…

Mis ojos rebozaban en lágrimas

-si eliges azul…te estrangularé hasta que quedes azul.- y rió exageradamente.

Su tono no era nada tranquilizante. Entonces fue que cuando no sabía que hacer… dije

-eligo papel amarillo.- y cerré los ojos esperando su reacción

-¿ amarillo? … ¿amarillo? – dijo dubitativo. -¿amarillo eh?

Y luego de eso un agujero se abrió paso en el suelo y caí, logre sujetarme del caño pero era resbaloso… no me quedaba mucho tiempo. Nadie vino en mi ayuda así que solo me sucumbí a las intenciones de ese espíritu.

Por eso es que nadie, nadie entra al último baño de la hilera. Me gusta contar en primera persona aunque no haya sido yo el que vivió estas historias, pero si estuve haí, lejos pero observando cada detalle para recordarlas y para que mis pesadillas me trastornen, todo por estos ojos que vieron maravillas y atrosidades. Sobre todo, estas ultimas.


 

GD Star Rating
loading...
El espíritu de las cañerias, 4.3 out of 10 based on 41 ratings
Avatar de eely

El usuario que envió el post no ha proporcionado información sobre la fuente.

eely